Dear Democracy Now! Visitor: We are an independent, ad-free daily news program that serves millions of viewers and listeners each month. Our show is special because we make it our priority to go where the silence is. We put a spotlight on corporate and government abuses of power and lift up the stories of ordinary people working to make change in extraordinary times. We do all of this with just a fraction of the budget and staff of a commercial news show. We do it without ads, corporate sponsorship or government funding. How is this possible? Only with your support. If every visitor to this site in December gave just $10 we could cover our basic operating costs for 2015. Pretty exciting, right? Please do your part today. It takes just a couple of minutes to make sure that Democracy Now! is there for you and everybody else in 2015.

Your Donation: $
Friday, April 19, 2013 Previous | Next

Allan Nairn revela el papel de EE.UU. y del actual presidente guatemalteco en las masacres de indígenas

Allan_nairn_perez_molina
download:   Feeds

Escuche/Vea/Lea (en inglés)

En 1982, el periodista de investigación Allan Nairn entrevistó a un general guatemalteco llamado “Tito” ante la cámara, en el peor momento de las masacres de indígenas. Resultó ser que ese hombre en realidad era Otto Pérez Molina, actual presidente de Guatemala. Emitimos imágenes de la entrevista original y hablamos con Nairn sobre el respaldo de EE.UU. a la dictadura guatemalteca. La semana pasada, Nairn viajó a Guatemala donde había sido citado a declarar en el juicio al dictador apoyado por EE.UU., Efraín Ríos Montt, primer jefe de estado del continente americano a quien se juzga por genocidio. Ríos Montt fue acusado en relación a la masacre de más de 1.700 personas en la región ixil de Guatemala que se produjo después de que tomara el poder en 1982. Su gobierno —de 17 meses de duración— es considerado uno de los capítulos más sangrientos de una campaña contra el pueblo maya de Guatemala que duró décadas. Cientos de miles de personas fueron asesinadas. La decisión del jueves es vista como un duro golpe a las víctimas indígenas. El juicio dio un giro inesperado la semana pasada cuando el presidente de Guatemala, general Otto Pérez Molina, fue directamente acusado de ordenar las ejecuciones. Un ex mecánico militar llamado Hugo Reyes declaró ante el tribunal que Pérez Molina, por entonces jefe de destacamento apodado Tito Arias, ordenó a los soldados que quemaran y saquearan la zona maya ixil en los años 1980.

AMY GOODMAN: Continuamos con nuestra cobertura del juicio histórico al ex dictador guatemalteco, respaldado por EE.UU., Efraín Ríos Montt, a quien se acusa con cargos de genocidio y crímenes de lesa humanidad. Allan Nairn estuvo con nosotros en vivo la semana pasada, antes de viajar a Guatemala. Lo primero que le pedimos fue que contara quién es Ríos Montt.

ALLAN NAIRN: Ríos Montt fue el dictador que gobernó Guatemala durante 1982 y 1983, luego de tomar el poder con un golpe militar. Había sido entrenado en EE.UU. Había prestado servicio en Washington, como jefe de estudios del Colegio Interamericano de Defensa. Y cuando era presidente, fue acogido por Ronald Reagan como un hombre de gran integridad, totalmente comprometido con la democracia. Y fue alguien que mató a decenas de miles de civiles, especialmente en la zona maya del altiplano norocciental. En el juicio que se está llevando a cabo, Rios Montt está acusado específicamente del asesinato de 1,771 integrantes del pueblo maya Ixil. Se llega a esta cifra porque los fiscales tienen los nombres de cada una de estas víctimas, ya que se han logrado desenterrar los huesos de la mayoría de ellos.

AMY GOODMAN: Háblanos de cómo se llevó a cabo esta masacre y cómo se cuál es su relación con el gobierno actual de Guatemala.

ALLAN NAIRN: El ejército arrasó las tierras altas noroccidentales. Y según los soldados que entrevisté en ese tiempo, cuando estaban llevando a cabo la política de tierra arrasada, entraban a las aldeas, las rodeaban, sacaban a la gente de sus casas, los hacían poner en filas, y los ejecutaban. Según el testimonio de un experto forense en el juicio, el 80% de los restos recuperados tenían heridas de bala en la cabeza. Los testigos, y también los supervivientes, han descrito las decapitaciones realizadas las tropas de Ríos Montt. Alguien contó que después de decapitar a una anciana, se pusieron a patear su cabeza. También arrancaban los corazones de los niños recién asesinados y los amontonaban en una mesa para que sus madres y padres los vieran.

Los soldados que entrevisté describieron sus técnicas de interrogación, aprendidas en el estado mayor del ejército. Le preguntaban a la gente: "¿Quiénes en este pueblo son guerrilleros?" Y si la gente contestaba “No sabemos,” entonces los estrangulaban. Así de intensas eran las acciones de tierra arrasada. Los soldados dijeron que llegaban a matar a un tercio de la población. Otro tercio era capturado y reubicado en campamentos militares. Y el resto huía a la montaña. Y allí, en las montañas, el ejército los perseguía con helicópteros y aviones suministrados por Estados Unidos; los aviones también venían de Israel. Tiraban sobre ellos bombas estadounidenses de 50 kilos, y desde helicópteros militares estadounidenses Huey y Bell, les disparaban con ametralladoras de grueso calibre, también suministradas por EEUU.

AMY GOODMAN: Vamos a pasar una entrevista tuya con un soldado en las tierras altas, que está incluida en un documental finlandés, ¿cierto? ¿De cuándo es? ¿Cuándo fue que hablaste con los soldados en esa región?

ALLAN NAIRN: Eso fue en septiembre de 1982 en la zona Ixil, en los alrededores del municipio Nebaj.

AMY GOODMAN: Vamos a ver un segmento de esta entrevista.

SOLDADO GUATEMALTECO: Así es como lo logramos. Y ya también, después que los hemos interrogado, pues, nada más que resta es matarlos.

ALLAN NAIRN: ¿Y cuántos matan?

SOLDADO GUATEMALTECO: La mayoría se mató. No hay otra cosa que resta que matarlos.

ALLAN NAIRN: ¿Entonces los matan de una vez?

SOLDADO GUATEMALTECO: Sí, si ellos no quieren el bien, no hay otra cosa que hacer que bombardear las casas.

ALLAN NAIRN: ¿Bombardear? ¿Con qué?

SOLDADO GUATEMALTECO: Pues, con granadas, o bombas colectivas, armas colectivas.

ALLAN NAIRN: ¿Qué son armas colectivas?

SOLDADO GUATEMALTECO: Bombas de estas, como cañones que lanzan.

ALLAN NAIRN: Sí, si, pero ¿usan las bombas desde helicópteros?

SOLDADO GUATEMALTECO: Sí.

ALLAN NAIRN: ¿Cuál fue la mayor cantidad de gente que mataron de una sola vez?

SOLDADO GUATEMALTECO: Bueno, realmente, en Sololá, unas 500 personas.

ALLAN NAIRN: ¿Y cómo reaccionan ellos cuando ustedes llegan?

SOLDADO GUATEMALTECO: ¿Quiénes?

ALLAN NAIRN: La gente de las aldeas.

SOLDADO GUATEMALTECO: Ellos cuando el ejército llega, huyen de las casas. Y entonces, como ellos huyen entre las montañas, el ejército se obliga a matarlos.

ALLAN NAIRN: ¿Y en qué aldeas han ocurrido este tipo de hechos?

SOLDADO GUATEMALTECO: Muchas veces.

ALLAN NAIRN: Específicamente, podrías darme algunos ejemplos de lugares donde esto ocurrió?

SOLDADO GUATEMALTECO: En Salquil, Sumal Chiquito, Sumal Grande, Acul.

AMY GOODMAN: ¿Cuándo fue que entrevistaste a este soldado, Allan?

ALLAN NAIRN: Fue en septiembre del 82.

AMY GOODMAN: ¿Qué estabas haciendo allí?

ALLAN NAIRN: Estaba realizando un documental para la televisión escandinava.

AMY GOODMAN: Y pudiste filmar a soldados hablando sobre las matanzas de civiles y los interrogatorios brutales que llevaban a cabo. ¿Y por qué te hablaron de esto? ¿Por qué le hablarían a un periodista de los crímenes que están cometiendo?

ALLAN NAIRN: Bueno, porque esa era su vida cotidiana. Es lo que hacían todo el tiempo. Lo hacían cumpliendo órdenes que venían de lo más alto de la cadena mando, que en ese momento era Ríos Montt. Y en esa época, casi no se veían periodistas por ahí. Era muy poco común que un periodista extranjero, e incluso un periodista local entrara en esa región.

AMY GOODMAN: Entonces, traigamos esto a la actualidad, al presidente actual de Guatemala; porque además de entrevistar a los soldados, entrevistaste al presidente guatemalteco, bueno, a quien hoy, en el año 2013, es presidente de Guatemala.

ALLAN NAIRN: Sí, el principal oficial, el comandante a cargo en Nebaj, era un hombre que usaba el nombre clave “Mayor Tito”. Resulta que el verdadero nombre de aquel hombre era Otto Pérez Molina. Otto Pérez Molina posteriormente ascendió a general y hoy es el presidente de Guatemala. Y fue él quien ejecutó en esa región el programa genocida por el que ahora está siendo juzgado Ríos Montt.

AMY GOODMAN: Esa es una acusación muy fuerte. O sea, en estos momentos se está realizando un juicio histórico en el que se juzga a un ex presidente después de 25 años. Vamos a ver a Otto Pérez Molina, actual presidente de Guatemala, pero en 1982, en la zona central del departamento Quiché, al noroeste de la capital de Guatemala.
En este video, se puede ver a Otto Pérez Molina leyendo unos escritos políticos encontrados en uno de los cadáveres. Esta es tu entrevista, Allan, con él.

MAYOR OTTO PÉREZ MOLINA: “El artesano pobre lucha al lado del obrero. El campesino pobre lucha al lado del obrero. La riqueza es producida por los pobres. El ejército se lleva a los campesinos pobres. Unidos tenemos una fuerza invencible. Toda la familia está en la guerrilla. Ejército Guerrillero de los Pobres. Hasta la victoria siempre.” Estos son los diferentes frentes que tienen ellos.

ALLAN NAIRN: Entonces, aquí están diciendo que el ejército mató a gente.

MAYOR OTTO PÉREZ MOLINA: Exacto.

AMY GOODMAN: Esto es asombroso. Este es el actual presidente de Guatemala, parado junto a esos cadáveres. Cuéntenos más.

ALLAN NAIRN: Bueno, como se le oye decir a uno de los soldados, Pérez Molina había interrogado a esos hombres. Y poco después, estaban muertos. Y un soldado me dijo fuera de cámara que, de hecho, los remataron después de que Pérez Molina los interrogó.

AMY GOODMAN: Este hombre, Pérez Molina, el presidente, se hacía llamar por un nombre en clave en aquella época. ¿Cuándo se supo claramente que se trata de Pérez Molina? Aunque tenemos una toma muy clara de él.

ALLAN NAIRN: Durante mucho tiempo, aparentemente, Pérez Molina trató de oscurecer su pasado y ocultar el hecho de que había desempeñado este cargo de supervisor durante las masacres en las tierras altas. Durante la campaña electoral en Guatemala de hace unos dos años, que Pérez Molina finalmente ganó, yo estaba en Asia, y recibí varias llamadas de la prensa guatemalteca y del Wall Street Journal, preguntando si podía confirmar con certeza que el "Mayor Tito", el hombre que aparece en el video, a quien encontré en las tierras altas del noroeste en medio de las masacres; si podía asegurar que el "Mayor Tito" era, en realidad, el general Otto Pérez Molina, el candidato presidencial. Yo les dije que no podía asegurarlo sólo a partir de las imágenes actuales. O sea, la gente puede cambiar mucho de aspecto en más de 30 años, así que dije que no lo podía confirmar. Y durante la campaña, cuando los periodistas le preguntaban al equipo de campaña de Pérez Molina: "¿Es Pérez Molina el "Mayor Tito?" Ellos esquivaban la pregunta y evitaban responder. Trataban de escabullirse. Sin embargo, resulta que Pérez Molina, nos enteramos esta semana, había admitido en el año 2000 que él era el "Mayor Tito". Pero, al parecer, después lo pensó mejor y trató de esconderlo. Y ahora, esto puede llegar a ser un problema para él. Él es actualmente presidente, y por lo tanto, según la legislación guatemalteca, goza de inmunidad. Pero una vez que abandone la presidencia, podría, en teoría, ser procesado. Tal como ahora está siendo juzgado Ríos Montt.

AMY GOODMAN: Eso podría ser realmente una motivación para que intentara declararse presidente vitalicio.

ALLAN NAIRN: Bueno, Ríos Montt tomó el poder mediante un golpe de Estado, pero una de las cuestiones importantes para entender la situación actual es que los militares no tienen el poder que tenían en el pasado. El hecho de que este juicio esté teniendo lugar es una expresión de eso. Este juicio se está llevando a cabo porque los sobrevivientes nunca se dieron por vencidos. Ellos persistieron. Durante décadas, los sobrevivientes han estado trabajando para esto, presionando para llevar ante la justicia a Ríos Montt y los otros generales. Ellos no se dieron por vencidos. Consiguieron el apoyo de algunos abogados de derechos humanos a nivel internacional. Y dentro del sistema de justicia guatemalteco, hubo algunas personas con integridad que lograron ascender a cargos de cierta autoridad dentro de la fiscalía y del poder judicial. Y por esto, ahora estamos viviendo esta especie de milagro político, en el que un país está juzgando a su ex dictador por genocidio, mientras que el actual presidente, también implicado en esas masacres, se queda ahí sentado.

AMY GOODMAN: Allan, este vídeo en el apareces entrevistando a Pérez Molina —quien, recordemos, admitió al diario guatemalteco Prensa Libre en el año 2000, que usó el apodo de Tito— es muy impresionante. Así que vamos a ver otra secuencia, en la que hablan acerca del tipo de apoyo que él está buscando.

ALLAN NAIRN: Actualmente, Estados Unidos está considerando dar apoyo militar a Guatemala, suministrando helicópteros. ¿Cuál es la importancia de los helicópteros para ustedes?

MAYOR OTTO PÉREZ MOLINA: El helicóptero es un aparato, cómo explicarle, de gran importancia, no solamente aquí en Guatemala sino en otros países donde han tenido problemas de contrainsurgencia…

ALLAN NAIRN: …¿Como en Vietnam?

MAYOR OTTO PÉREZ MOLINA: En Vietnam, por ejemplo, el helicóptero fue aparato muy, muy utilizado.

ALLAN NAIRN: ¿Y también pueden usarlos en combate?

MAYOR OTTO PÉREZ MOLINA: Bueno, sí, el helicóptero, si es un helicóptero ya diseñado para uso militar, vienen equipados para apoyar a las unidades terrestres, vienen equipados con ametralladoras, o con lanza cohetes.

ALLAN NAIRN: ¿Y qué tipo de morteros están usando ustedes?

MAYOR OTTO PÉREZ MOLINA: Bien, hay varios tipos de morteros, pero los que nosotros estamos usando en las aldeas pequeñas son los morteros Tampella.

ALLAN NAIRN: Tampella.

MAYOR OTTO PÉREZ MOLINA: Sí, es un mortero de 60 milímetros.

ALLAN NAIRN: ¿Es muy poderoso? ¿Tiene mucha fuerza de destrucción?

MAYOR OTTO PÉREZ MOLINA: Sí, es un ama muy efectiva, muy útil y ha dado muy buenos resultados en las operaciones para la defensa del país.

ALLAN NAIRN: ¿Es un arma antipersonal o de qué clase?

MAYOR OTTO PÉREZ MOLINA: Sí, es arma contra personal.

ALLAN NAIRN: ¿Tienen alguna aquí?

MAYOR OTTO PÉREZ MOLINA: Sí. Aparte de eso que es muy liviana y es fácil de transportar, es fácil de operación también.

ALLAN NAIRN: Entonces es muy liviana, y pueden usarla con la mano, ¿sí?

MAYOR OTTO PÉREZ MOLINA: Exactamente, con la mano.

ALLAN NAIRN: ¿De dónde lo traen?

MAYOR OTTO PÉREZ MOLINA: Ese lo estamos trayendo de Israel, nos están abasteciendo.

ALLAN NAIRN: ¿Y dónde consiguen las municiones?

MAYOR OTTO PÉREZ MOLINA: La munición es israelita también.

AMY GOODMAN: Este era, de nuevo, Pérez Molina, el presidente actual de Guatemala, Pérez Molina, un general a quien encontraste en las tierras altas en el 1982, pidiendo más apoyo militar. Háblanos de la relación entre Guatemala y los Estados Unidos en aquella época.

ALLAN NAIRN: Bueno, EE.UU. patrocinó al ejército guatemalteco, lo hizo durante muchas décadas, del mismo modo que lo ha hecho y lo sigue haciendo con muchas decenas de ejércitos represivos en todo el mundo. En el caso de Guatemala, si vas a la academia militar y miras las fotos de sus ex-presidentes, algunos de ellos son de hecho estadounidenses. Eran directamente oficiales estadounidenses, que estaban dirigiendo el entrenamiento militar de Guatemala. En los años 80, cuando se llevaron a cabo las masacres de Ríos Montt, el Congreso estadounidense creyó que había logrado detener completamente el apoyo militar a Guatemala. Pero en realidad seguía. La CIA tenía un amplio programa de apoyo al G-2, el servicio de inteligencia militar, que seleccionaba a quienes sería asesinados y desaparecidos. Incluso habían construido una sede, un cuartel secreto para el G-2 cerca del aeropuerto de la Ciudad de Guatemala. Tenían asesores estadounidenses trabajando en este cuartel. Y en el territorio, las tropas estadounidenses recibían de EE.UU. municiones y armas.

Y lo más importante es que EE.UU., a partir del gobierno de Carter y también durante el de Reagan y aún después, pidió a los israelíes que vengan a suplir el vacío de apoyo militar generado por las restricciones del Congreso. Así que Israel hacía envíos masivos de rifles Galil automáticos y otras armas. Y Pérez Molina, se ve en el video, incluso mandó a uno de sus subordinados a mostrarme un mortero de fabricación israelí. Ese mortero y los helicópteros que él pedía a EE.UU., eran el tipo de armas que usaban para bombardear pueblos y atacar a la gente que huía a las montañas. Al escuchar los testimonios que se vienen dando en el juicio, me llamó la atención que casi todos los testigos dijeron que habían sido atacados desde el aire. Que su pueblo había sido bombardeado o ametrallado, o que ellos habían sido bombardeados o ametrallados cuando huían a las montañas. Estos testimonios sugieren que el uso de estos aviones estadounidenses e israelíes, y de las municiones estadounidenses contra la población civil ixil en las tierras altas fue en realidad mucho más amplio de lo que pensábamos en el momento.

Más allá del apoyo material de EE.UU., está la cuestión del adoctrinamiento. Ayer en el juicio, la defensa de Ríos Montt llamó a un general, un ex-comandante del G-2, como testigo experto. Y al final de su testimonio, la fiscalía le leyó un extracto de un documento guatemalteco de entrenamiento militar. Y el documento decía que suele ser difícil para los soldados aceptar que se les puede exigir que ejecuten acciones represivas contra mujeres, niños y personas enfermas, pero que con el entrenamiento adecuado, se puede lograr que lo hagan. Entonces el fiscal preguntó al general de Ríos Montt: "Bueno, general, ¿qué opina de este documento?" Y el general respondió: "Bueno, ese documento que utilizamos para el entrenamiento es una traducción casi literal de un documento estadounidense." Así que esta doctrina acerca del asesinato de civiles, inclusive mujeres, niños y personas enfermas, fue tomada, como declaró el general, de EE.UU. De hecho, unos años antes, el agregado militar de EE.UU. en Guatemala, el coronel John Webber, había declarado a la revista Time que el ejército guatemalteco estaba autorizado a matar integrantes de la guerrilla, confirmados y potenciales. Y por supuesto, la categoría de guerrilleros potenciales puede incluir a cualquier persona, hasta niños.

Y el tema de los civiles tomados como guerrilleros potenciales es muy importante para comprender todo esto. En la película que vimos, Pérez Molina estaba parado sobre cadáveres de guerrilleros, en Nebaj en 1982. En realidad, eso fue una excepción a la regla, ya que en su investigación sobre las masacres, la comisión de la verdad de Guatemala concluyó que el 93% de las víctimas fueron civiles asesinados por el ejército de Guatemala. Pero había también combate entre el ejército y las guerrillas. Y en el caso que vimos en el video, los cadáveres que estaban junto a Pérez Molina eran de la guerrilla. Eran guerrilleros que el ejército había capturado.
Y estando detenidos, uno de ellos había disparado una granada de mano, como un acto suicida, pero por lo que vi, y lo que me contaron los soldados, al parecer sobrevivieron a la explosión, y fueron entregados a Pérez Molina para un interrogatorio. Él los interrogó y luego, como vimos, aparecieron muertos.
Pero en la gran mayoría de los casos, los blancos del ejército de Ríos Montt eran personas civiles, completamente desarmadas.

Y yo le pregunté a Ríos Montt acerca de esta práctica, en dos ocasiones. La primera fue en una entrevista que le hice dos meses después de que llegara al poder en 1982. Y la segunda, años más tarde, cuando ya había sido derrocado. Y en la entrevista del 82, cuando le pregunté sobre la gran cantidad de civiles que estaban siendo asesinados por el ejército, él dijo: "Mira, por cada persona armada, hay otras 10 detrás apoyando." Es decir: detrás de las guerrillas hay una enorme cantidad de población civil. Su asesor principal y portavoz, un hombre llamado Francisco Bianchi, estaba presente en la entrevista y amplió esta explicación. Bianchi dijo que la población indígena –él los llamó "indios", lo que en Guatemala suena muy despectivo-

AMY GOODMAN: Como forma de referirse a los pueblos indígenas.

ALLAN NAIRN: Sí, que estaban colaborando con la guerrilla y por lo tanto, era necesario matar a los indios. "Y la gente te va a decir" decía Bianchi "’Oh, están masacrando a todos estos indígenas inocentes” -“indios” inocentes, según sus palabras. Y agregó: "Pero, no, no son inocentes, porque ya se han vendido
a la subversión." O sea que esta es su doctrina en cuanto a matar civiles, y especialmente con respecto a la población maya. Porque el ejército los veía colectivamente, como un todo. No los identificaban individualmente, sino que los veían como un colectivo, un grupo entero vendido a la subversión. Y esta fue una doctrina que EE.UU. respaldaba.

Traducido por Igor Moreno. Edición: Verónica Gelman y Democracy Now! en español, spanish@democracynow.org.

Recent Shows More

Full News Hour

Creative Commons License The original content of this program is licensed under a Creative Commons Attribution-Noncommercial-No Derivative Works 3.0 United States License. Please attribute legal copies of this work to democracynow.org. Some of the work(s) that this program incorporates, however, may be separately licensed. For further information or additional permissions, contact us.