Jueves 1 de Septiembre de 2005

Aumenta número de muertes causadas por Katrina

El número de muertes por el Huracán Katrina sigue en dramático aumento. El alcalde de Nueva Orleans calcula que el número de muertos en la ciudad podría contarse en miles. Señaló que los cadáveres que aún no han sido recuperados flotan en las calles inundadas de Nueva Orleans. La Casa Blanca declaró una emergencia de salud pública en toda la costa del Golfo de México, mientras que el secretario del Departamento de Salud y Servicios Humanos de Estados Unidos, Mike Leavitt, advirtió acerca de posibles brotes de epidemias de cólera y fiebre tifoidea. El presidente Bush acortó sus vacaciones en Crawford, Texas. De regreso en Washington, se dirigió al país en un discurso transmitido por televisión: El Presidente dijo: "Mientras nos dirigíamos en avión aquí, le pedí al piloto que sobrevolara la región de la Costa del Golfo, para poder ver directamente el alcance y la magnitud de la destrucción. La gran mayoría de Nueva Orleans, Louisiana, está bajo agua. Decenas de miles de hogares y comercios sufrieron daños irreparables. Gran parte de la Costa del Golfo en Mississippi se destruyó por completo. La ciudad de Mobile está inundada. Hacemos frente a uno de los peores desastres naturales en la historia del país".

Fuerzas Armadas y Guardia Nacional despliegan más tropas en el sur

Si se confirma la previsión de que la cantidad de muertes causadas por Katrina se contará en miles, ese huracán se convertirá en el desastre natural más letal en Estados Unidos, por lo menos desde el terremoto de San Francisco en 1906. Mientras Bush se dirigía a la nación, el Pentágono informó que los gobernadores de Louisiana y Mississippi ordenaron la movilización de 10.000 integrantes más de la Guardia Nacional para proporcionar seguridad y ayuda tras el huracán. Los nuevos despliegues duplicarán el número de miembros de la Guardia Nacional en la zona. Según el comandante de la Guardia Nacional, un tercio de los 21.000 efectivos será utilizado para evitar saqueos, implementar toques de queda y otras tareas de apoyo a las fuerzas locales para mantener el orden. Según el Pentágono, 7.200 militares en servicio activo responden al desastre. Mientras tanto, unos tres millones de personas en Mississippi, Louisiana, Alabama y Florida siguen sin energía eléctrica. El Presidente Bush ordenó al director de Seguridad Nacional, Michael Chertoff, que coordine una campaña masiva de recuperación que podría llevar años. Escuchamos a Chertoff: "Enviamos camiones cargados de agua, hielo, comida, insumos médicos, generadores, carpas y lonas. Más de 1.700 camiones de remolque fueron movilizados para trasladar los suministros al lugar. La guardia costera ha trabajado heroicamente durante las últimas 48 horas, en el rescate y asistencia de mucho más de mil personas que estaban en peligro y desamparadas en las calles inundadas." Escuchábamos al director de Seguridad Nacional, Michael Chertoff.

Comienza evacuación total de Nueva Orleans

Comenzó la evacuación total de Nueva Orleans. Más de 25.000 personas que estaban refugiadas en el estadio SuperDome de Louisiana son trasladadas en autobús al estadio Astrodome de Houston, al igual que algunos de los pacientes más necesitados de los hospitales. Alrededor de 475 autobuses comenzaron a cargar pasajeros. Además de la solución del Astrodome, la Agencia Federal de Manejo de Emergencias (FEMA, por sus siglas en inglés) considera alojar personas en cruceros, campamentos, casas prefabricadas y los llamados dormitorios flotantes. El gobierno federal envió helicópteros, buques de guerra y equipos de élite SEAL para rescate acuático, en una de las mayores operaciones de asistencia en la historia de Estados Unidos. Funcionarios dicen que la operación está destinada a rescatar a personas de los techos, en el límite de las llamadas "72 horas doradas", que los equipos de rescate consideran cruciales para salvar vidas. El Washington Post describió una escena en la destruida carretera interestatal 10, la única gran autopista que llega a Nueva Orleans desde el este, que cientos de personas recorrían de un lado a otro con carritos de supermercado, canastos de lavandería y cualquier otra cosa que hubieran encontrado para cargar sus pertenencias. En una de las pocas carreteras que aún permanecen abiertas, la gente agitaba las manos con jarras vacías ante los autos que pasaban, pidiendo ayuda. Aparentemente, cientos de personas pasaron la noche en la carretera. Miles de personas perdieron todo lo que tenían, incluso sus hogares y comercios. Comunidades enteras quedaron completamente destruidas y se ha dicho a personas evacuadas de Nueva Orleans que probablemente no podrán regresar hasta dentro de unos meses a lo que queda de la ciudad. Oficiales del Cuerpo de Ingenieros del Ejército dijeron al Los Angeles Times que desagotar millones de litros de agua de Nueva Orleans podría llevar seis meses, mucho más tiempo del previsto inicialmente. El Coronel Richard Wagenaar, máximo oficial del Cuerpo de Ingenieros en la ciudad, dijo "Las cámaras de los noticieros no hacen justicia a la situación. Y temo que lo peor aún esté por suceder". Michael Brown, funcionario de la FEMA que encabeza la respuesta en el terreno del gobierno federal, dijo: "Supongo que hay personas de Nueva Orleans que no podrán regresar a sus hogares por meses, o quizá nunca".

Nueva Orleans tóxica: “el peor de los casos”

El Washington Post señala que Nueva Orleans está inundada por aguas que contienen toneladas de sustancias químicas tóxicas y otros contaminantes, desde metales pesados e hidrocarburos a desechos industriales, materias fecales y restos humanos y animales. Los especialistas dicen que la contaminación afectará a la región del Golfo de México por más de una década. Un analista de políticas de alta jerarquía de la Agencia de Protección Ambiental dijo al Post "Es el peor de los casos... No hay suficiente dinero en el producto interno bruto de Estados Unidos para disponer de la suma de material contaminante en el área".

Aumenta número de muertos en Mississippi

Mientras tanto, en el estado vecino de Mississippi, las autoridades dicen que al menos 185 personas murieron. Sólo en el condado de Hancock, el comisario Eddie Jennings calculó que las muertes fueron 85, con 60 en Pearlington, 22 en Waveland, dos en la Bahía de Saint Louis, y un cuerpo que se halló flotando en la playa. En el condado cercano de Harrison, donde se encuentran las ciudades de Gulfport y Biloxi, funcionarios dicen que se encontraron 100 personas muertas. Se prevé que estas cifras aumentarán a medida que continúen las operaciones de búsqueda y rescate. La ciudad de Gulfport está prácticamente destruida, y Biloxi sufrió daños graves. Decenas de pacientes de un hospital de Biloxi fueron evacuados el miércoles por la Fuerza Aérea estadounidense. Los pacientes, entre ellos mujeres con embarazos de alto riesgo, fueron llevados de la zona más afectada a San Antonio, Texas, en aviones de carga de la Fuerza Aérea. El gobernador de Mississippi, Haley Barbour, sobrevoló la costa del estado, que sufrió graves daños, y la comparó con Hiroshima en 1945. En Alabama, más de 400.000 hogares y comercios carecen de energía eléctrica, mientras que Florida informó sobre 11 muertes.

Los pobres son los más afectados

Como sucede con la mayoría de los desastres naturales, los pobres pagan el precio más alto. En el mundo financiero se rumorea que el pago de seguros excederá los 25 mil millones de dólares, pero muchas personas de las zonas devastadas no tienen seguro y carecen de medios económicos para dejar sus hogares. Muchos no tienen automóviles, ni disponían de otros medios para escapar del huracán.

Nueva Orleans ordena a la policía que detenga los saqueos

Mientras tanto, y a pesar de la grave situación que atraviesa Nueva Orleans, el alcalde de esa ciudad, Ray Nagin, ordenó a casi todos los 1.500 agentes de policía a su mando que abandonaran la misión de búsqueda y rescate el miércoles de noche, y volvieran a las calles para impedir que la gente se apoderara de mercaderías. En algunos casos, el saqueo condujo a estallidos de violencia. Se informó que en varios comercios la gente se llevó todo el stock de pistolas y otras armas, y la policía informa que pandillas armadas merodean por las calles. En medio de la desesperación, algunas personas persiguieron el miércoles a un camión de la policía repleto de alimentos, mientras que los propios agentes policiales de la ciudad se apropiaban de equipos en un depósito de bienes saqueados. Al defender su decisión de que la policía abandonara las misiones de rescate, el alcalde comentó: "Es muy difícil, porque en mi opinión los saqueos comenzaron porque la gente se quedó sin alimentos, y no se puede discutir mucho contra eso". Pero anoche dijo a la agencia de noticias AP: "Están comenzando a acercarse a las zonas densamente pobladas, hoteles, hospitales, y los detendremos ahora".

Hugo Chávez critica a Bush y ofrece ayuda al sur tras el huracán

Mientras tanto, mandatarios de otros países se unen a quienes dicen en Estados Unidos que el gobierno no se preparó adecuadamente para el desastre, sabiendo que era inminente. El Presidente venezolano Hugo Chávez criticó al Presidente Bush por esperar a que el Huracán Katrina azotara a Estados Unidos para terminar sus vacaciones en Texas. Al mismo tiempo, Chávez expresó su compasión por las víctimas del huracán y reiteró su ofrecimiento de enviar equipos de asistencia a la zona devastada del sur de Estados Unidos. Mientras tanto, Citgo, la filial estadounidense de la gigantesca petrolera estatal venezolana, anunció que donará un millón de dólares a las organizaciones de asistencia estadounidenses, para ayudar a las víctimas del huracán.

Combustible alcanza el precio más alto en la historia

Los precios del combustible en muchas ciudades de Estados Unidos superan los anteriores máximos, alcanzados en 1981. Algunos conductores de Atlanta tienen que pagar más de cinco dólares por un galón de gasolina (3,8 litros). Los precios aumentaron pese a que el secretario de Energía, Samuel Bodman, dijo el miércoles a CNBC que el gobierno estaba extrayendo crudo de la Reserva Estratégica de Petróleo, donde más de 700 millones de barriles de crudo, de 159 litros, están almacenados en cavernas para uso de emergencia. El Departamento del Interior calcula que el 95 por ciento de la producción del Golfo de México fue suspendida a causa del huracán. Algunos analistas prevén que los precios del combustible en todo el país podrían superar los cuatro dólares por galón.

Al menos 10 aeropuertos podrían cerrar

La publicación Airport Business informa que al menos diez aeropuertos de Estados Unidos podrían cerrar debido a la falta de combustible, como consecuencia del cese de operaciones de refinerías y oleoductos que siguió al huracán. Las aerolíneas y las compañías petroleras trabajan en planes de suministro de combustible para los aeropuertos que están en peligro. Esto incluye Atlanta y Washington Dulles.

NBC/ BET planifican teletón

NBC realizará una teletón en vivo este viernes, para reunir fondos destinados a los esfuerzos de ayuda, y el viernes siguiente, Black Entertainment Television (BET) realizará otro. El esfuerzo incluirá al activista hip-hop y empresario Russell Simmons, la Liga Nacional Urbana y el músico de jazz Winton Marsalis.

Luto en Irak por los 1.000 muertos en estampida

Dejamos las noticias del huracán, y pasamos a Irak, donde se declararon tres días de luto tras la masiva estampida en Bagdad que dejó un saldo de mil iraquíes muertos. Familiares afligidos recorrieron hospitales y morgues el jueves, en busca de seres queridos desaparecidos, mientras que se levantaban carpas fúnebres en Sadr, un suburbio chiita pobre de Bagdad, y las familias se preparaban para llorar a sus muertos. Se confirmó que al menos 965 personas murieron durante la estampida del miércoles, cuando miles de peregrinos chiitas participaban en un festival religioso. No queda claro qué provocó la estampida, pero horas antes del mismo día hubo un aluvión de ataques con morteros y misiles contra la multitud, que mataron a siete personas. Se informó que la advertencia de que había un atacante suicida entre la multitud hizo estallar el pánico. Según la policía, la mayoría de las víctimas eran mujeres y niños que murieron ahogados o aplastados. Cientos de personas se arrojaron o fueron arrojadas al río Tigris. El incidente es descrito como una de las mayores pérdidas de vidas en una ceremonia religiosa, desde que más de 1.400 personas murieron en la Meca durante la peregrinación anual o 'Hadj' en 1990.

Programas recientes Ver más

Programa completo

Reportajes


Creative Commons License The original content of this program is licensed under a Creative Commons Attribution-Noncommercial-No Derivative Works 3.0 United States License. Please attribute legal copies of this work to democracynow.org. Some of the work(s) that this program incorporates, however, may be separately licensed. For further information or additional permissions, contact us.