En un testimonio prestado ante el Congreso, Maher Arar, víctima de la denominada rendición extraordinaria, obtiene una disculpa de los legisladores de ambos partidos, pero ninguna de la Casa Blanca

24 de octubre de 2007
Reportaje

Escuche/Vea/Lea (en inglés)

Un grupo bipartidista de congresistas han presentado personalmente sus disculpas a Maher Arar, el ciudadano canadiense encarcelado por agentes estadounidenses y trasladado en secreto a Siria, donde fue torturado. Arar testificó la semana pasada ante un comité del Congreso, en la que supone la primera ocasión que ha tenido para contar su historia a legisladores de EE.UU.. Aún así, no pudo testificar en persona. Incluso aunque el gobierno canadiense le ha absuelto, Arar sigue teniendo vetada su entrada a EE.UU. porque la administración Bush afirma que supone una amenaza a la seguridad nacional.


The original content of this program is licensed under a Creative Commons Attribution-Noncommercial-No Derivative Works 3.0 United States License. Please attribute legal copies of this work to democracynow.org. Some of the work(s) that this program incorporates, however, may be separately licensed. For further information or additional permissions, contact us.