Luego de que oficiales del Departamento de Policía de Nueva York fueran absueltos del asesinato de Sean Bell, defensores de derechos humanos piden un fiscal especial para casos de brutalidad policial

28 de abril de 2008
Reportaje

Escuche/Vea/Lea (en inglés)

En Nueva York, una coalición de defensores de los derechos humanos está exigiendo que se nombre un fiscal especial permanente a nivel estatal para que maneje casos de crímenes brutales cometidos por la policía, luego de que tres detectives de la policía de Nueva York fueron absueltos en el caso de Sean Bell. Bell, de 23 años de edad, murió en un aluvión de cincuenta disparos de la policía en la mañana de lo que hubiera sido el día de su boda, en noviembre de 2006. Dos de sus amigos también resultaron heridos en el tiroteo. Los tres hombres estaban desarmados. Hablamos con Sanford Rubinstein, el abogado que representa a la prometida de Sean Bell, Nicole Paultre-Bell, y con Jessica Sanclemente, co-coordinadora de People’s Justice.


The original content of this program is licensed under a Creative Commons Attribution-Noncommercial-No Derivative Works 3.0 United States License. Please attribute legal copies of this work to democracynow.org. Some of the work(s) that this program incorporates, however, may be separately licensed. For further information or additional permissions, contact us.