Hello! You are part of a community of millions who seek out Democracy Now! each month for ad-free daily news you can trust. Maybe you come for our daily headlines. Maybe you come for our in-depth stories that expose corporate and government abuses of power and lift up the voices of ordinary people working to make change in extraordinary times. We produce all of this news at a fraction of the budget of a commercial news operation. We do this without ads, government funding or corporate sponsorship. How? This model of news depends on support from viewers and listeners like you. Today, less than 1% of our visitors support Democracy Now! with a donation each year. If even 3% of our website visitors donated just $10 per month, we could cover our basic operating expenses for a year. Pretty amazing right? If you visit us daily or weekly or even just once a month, now is a great time to make a monthly contribution.

Your Donation: $

14 de Julio de 2008

Intérprete judicial rompe el código de confidencialidad para defender a trabajadores arrestados en la mayor redada anti-inmigración en la historia estadounidense

Postvilleweb

Escuche/Vea/Lea (en inglés)

El 12 de mayo, el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE, por sus siglas en inglés) arrestó a casi 400 trabajadores en una planta de procesamiento de carne situada en Postville, Iowa en lo que fue la mayor redada de inmigración en la historia de Estados Unidos. Muchos de ellos fueron enviados a prisión. Hablamos con Erik Camayd-Freixas, profesor e intérprete judicial de español, que fue enviado a Iowa para el juicio. Camayd-Freixas rompió el código de confidencialidad entre intérpretes legales para describir la delicada situación de los trabajadores durante lo que él llama “el más triste desfile que jamás he presenciado”. Erik afirma que la mayoría de los trabajadores eran campesinos de Guatemala y no entendían completamente las cargos criminales que se presentaron en su contra. También cuenta que los abogados asignados por el tribunal tuvieron muy poco tiempo para reunirse con los trabajadores, muchos de los cuales acabaron renunciando a sus derechos.