Evo Morales acusa a los gobernadores opositores de intentar llevar a cabo un golpe de estado violento; hay 30 muertos y varios desaparecidos en Pando

17 de septiembre de 2008
Reportaje

Escuche/Vea/Lea (en inglés)

Un frágil diálogo entre el gobierno boliviano y sus opositores pareció comenzar a avanzar lentamente el martes cuando el presidente Evo Morales y los gobernadores opositores de las rebeldes provincias orientales del país acordaron comenzar conversaciones. Las conversaciones habían parecido fracasar poco antes, cuando el ejército boliviano arrestó a uno de los gobernadores de la oposición, Leopoldo Fernández, del opositor partido de derecha Podemos. El Fiscal General acusó al gobernador de genocidio. Fernández era el prefecto de la provincia de Pando, en la que entre 15 y 30 campesinos partidarios de Morales fueron asesinados la semana pasada. Mientras tanto, los Cuerpos de Paz han retirado a sus 2.500 voluntarios de Bolivia y el Departamento de Estado de Estados Unidos está preparando al menos dos vuelos de evacuación para los ciudadanos estadounidenses que quieran abandonar el país.


The original content of this program is licensed under a Creative Commons Attribution-Noncommercial-No Derivative Works 3.0 United States License. Please attribute legal copies of this work to democracynow.org. Some of the work(s) that this program incorporates, however, may be separately licensed. For further information or additional permissions, contact us.