El colectivo I-Witness Video es obligado a abandonar su sede tras la segunda redada en cinco días llevada a cabo por la policía de St. Paul

04 de septiembre de 2008
Reportaje

Escuche/Vea/Lea (en inglés)

La policía de St. Paul está siendo acusada de continuar intimidando a un grupo de videastas que ha viajado a las Ciudades Gemelas para documentar los abusos policiales que ocurran durante la Convención Nacional Republicana. El sábado, la policía realizó una redada en una casa particular en la que se alojaban miembros del colectivo I-Witness Video. Los miembros del grupo fueron detenidos durante más de dos horas. El propietario del edificio obligó ayer al grupo a irse después de que policías armados con porras y un ariete entraran en la vivienda por segunda vez.