Hello! You are part of a community of millions who seek out Democracy Now! each month for ad-free daily news you can trust. Maybe you come for our daily headlines. Maybe you come for our in-depth stories that expose corporate and government abuses of power and lift up the voices of ordinary people working to make change in extraordinary times. We produce all of this news at a fraction of the budget of a commercial news operation. We do this without ads, government funding or corporate sponsorship. How? This model of news depends on support from viewers and listeners like you. Today, less than 1% of our visitors support Democracy Now! with a donation each year. If even 3% of our website visitors donated just $10 per month, we could cover our basic operating expenses for a year. Pretty amazing right? If you visit us daily or weekly or even just once a month, now is a great time to make a monthly contribution.

Your Donation: $

3 de Noviembre de 2009

Tribunal de apelaciones emite veredicto en el caso de Maher Arar: las víctimas inocentes de "rendición extraordinaria" no pueden presentar demandas en tribunales estadounidenses

Arar-web

Escuche/Vea/Lea (en inglés)

El lunes, un tribunal federal de apelaciones desestimó la demanda del ciudadano canadiense Maher Arar contra funcionarios estadounidenses por la participación que tuvieron en su traslado a Siria para ser torturado. El Tribunal de Apelaciones del Circuito Segundo dictaminó que las víctimas de las llamadas "rendiciones extraordinarias" no pueden demandar a Washington por torturas padecidas en el extranjero porque el Congreso no ha autorizado tales demandas. En 2002, Maher Arar, nacido en Siria, fue detenido en Nueva York cuando regresaba a Canadá luego de pasar unas vacaciones con su familia en Túnez. Una posterior investigación pública realizada por Canadá demostró que Arar fue capturado a causa de una información errónea proporcionada por funcionarios canadienses, que lo acusaron que tener vínculos con militantes islamistas. Las autoridades estadounidenses lo trasladaron a Siria, donde fue encarcelado y torturado durante un año. Las autoridades canadienses absolvieron a Arar en 2007, se disculparon por el papel que desempeñaron en la tortura que padeció y le concedieron un resarcimiento económico de varios millones de dólares.

Programas recientes Ver más