17 de Febrero de 2009

Jueces de Pensilvania se declaran culpables de aceptar sobornos a cambio de enviar a jóvenes a cárceles privadas

Pajusticeweb

Escuche/Vea/Lea (en inglés)

Un caso de corrupción judicial sin precedentes está teniendo lugar en Pensilvania. Varios cientos de familias han presentado una demanda conjunta contra dos ex jueces que se han declarado culpables de aceptar sobornos a cambio de enviar a jóvenes a cárceles privadas. Se cree que los jueces Mark Ciavarella y Michael Conahan han recibido 2,6 millones de dólares por garantizar que jóvenes sospechosos fueran encarcelados en prisiones gestionadas por las empresas PA Child Care y su gemela Western PA Child Care. Algunos de los jóvenes fueron encarcelados a pesar de las objeciones de los funcionarios encargados de vigilar la libertad condicional. Aproximadamente 5.000 jóvenes han sido condenados por Ciavarella desde que la trama de corrupción comenzó en 2002. Hablamos con dos de los jóvenes condenados por Ciavarella y con Bob Schwartz, del Juvenile Law Center (Centro Legal Juvenil).