13 de Julio de 2009

Obama pide una investigación de la masacre en 2001 de al menos 2,000 prisioneros de guerra sospechosos de pertenecer a los talibanes a manos de un caudillo afgano respaldado por EE.UU.

Afghanmassacre

Escuche/Vea/Lea (en inglés)

Los comentarios vertidos por el presidente Obama se producen tras las declaraciones iniciales emitidas el viernes por otros funcionarios de su gobierno que afirmaron que el Departamento de Defensa y el FBI no tenían jurisdicción sobre los asesinatos en masa cometidos por el general Abdul Rashid Dostum, un líder militar respaldado por EE.UU. Un portavoz del Pentágono contó a la Prensa Asociada (AP) que “No hay indicios de que fuerzas del ejército de EE.UU. estuvieran allí, participaran, o tuvieran conocimiento de esto, así que no se realizó una investigación a fondo porque no había evidencias desde el punto de vista del Departamento de Defensa que justificaran una investigación”. La tristemente famosa masacre de Dasht-e-Leili vuelve a estar presente en las noticias tras las nuevas pruebas publicadas el viernes en un reportaje del New York Times que demuestra que el gobierno de Bush bloqueó al menos tres investigaciones federales sobre los presuntos crímenes de guerra. El artículo, escrito por el periodista James Risen, destaca que “los funcionarios estadounidenses estaban reacios a iniciar una investigación porque el caudillo general Abdul Rashid Dostum, estaba en la nómina de la CIA y sus milicias colaboraron estrechamente con las fuerzas especiales estadounidenses en 2001”. Dostum fue funcionario de defensa en el gobierno de Karzai. El año pasado fue suspendido por amenazar a un rival con un arma y ha vivido exiliado en Turquía. Pero antes de las elecciones del 20 de Agosto, Karzai lo ha invitado a volver al país y le ha devuelto el cargo de jefe del estado mayor. Democracy Now! cubrió por primera vez el caso de la masacre hace seis años cuando emitió el galardonado documental de Jamie Doran "Afghan Massacre: Convoy of Death" (Masacre en Afganistán: convoy de la muerte).