23 de Septiembre de 2009

Con la cumbre de Conpenhage cada vez más cerca, Estados Unidos y China, los dos principales contaminadores, tiran abajo las esperanzas de conseguir una disminución sustancial de la contaminación

Globalwarm-web

Líderes de todo el mundo se reunieron el martes en la ONU para celebrar una cumbre mundial de un día sobre el cambio climático. Pero con pocos compromisos claros y con señales de que los mayores contaminadores del mundo intentarán determinar sus propias reducciones a las emisiones, las naciones pobres más amenazadas por el calentamiento global advierten que se las está dejando a su suerte. Hablamos con Andy Revkin, galardonado corresponsal del New York Times, con el ecologista Ted Glick y con Anna Pinto, una activista india defensora de los derechos de los indígenas que ha viajado a Pittsburgh para exigir a los líderes del G-20 que enfrenten el problema del calentamiento global.

Escuche/Vea/Lea (en inglés)