Hello! You are part of a community of millions who seek out Democracy Now! each month for ad-free daily news you can trust. Maybe you come for our daily headlines. Maybe you come for our in-depth stories that expose corporate and government abuses of power and lift up the voices of ordinary people working to make change in extraordinary times. We produce all of this news at a fraction of the budget of a commercial news operation. We do this without ads, government funding or corporate sponsorship. How? This model of news depends on support from viewers and listeners like you. Today, less than 1% of our visitors support Democracy Now! with a donation each year. If even 3% of our website visitors donated just $10 per month, we could cover our basic operating expenses for a year. Pretty amazing right? If you visit us daily or weekly or even just once a month, now is a great time to make a monthly contribution.

Your Donation: $

11 de Noviembre de 2011

"A ocupar casas": propietarios de viviendas y activistas forman una nueva coalición para detener las ejecuciones hipotecarias

Foreclosure_web

Escuche/Vea/Lea (en inglés)

Una coalición amplia de activistas conocida como "A ocupar casas" está trabajando para evitar nuevos desalojos mediante la ocupación de aquellas casas que estén en riesgo de ejecución, cuando sus habitantes les den su apoyo. Últimamente el movimiento tuvo una serie de éxitos. Hablamos con Monique White, residente de Minneapolis que se enfrenta a una ejecución hipotecaria y hace poco le pidió ayuda al movimiento "A ocupar Minneapolis". Ahora, más de veinte personas de ese movimiento están ocupando su casa con el fin de evitar el desalojo. También nos acompaña Nick Espinosa, un activista que participa en "A ocupar Minneapolis", y Max Rameau, un referente clave del movimiento "A recuperar la tierra", que en los últimos cinco años participó en acciones directas para recuperar y ocupar viviendas que estaban en riesgo de ejecución. "En realidad, los bancos están ocupando nuestras casas", sostiene Rameau. "Esto crea un increíble movimiento de golpe doble. Por un lado, estamos ocupando su territorio, y por el otro, estamos liberando nuestro propio territorio para que la gente pueda tener acceso a la vivienda, en lugar de que éstas permanezcan vacías para que las empresas se beneficien en el futuro".