17 de Noviembre de 2011

Patrullaje paramilitar en "Occupy Wall Street": uso excesivo de la fuerza en medio del nuevo militarismo urbano

Splash_image20111117-17313-1pjjgdo-0

Escuche/Vea/Lea (en inglés)

Debatimos sobre el movimiento Occupy Wall Street y la respuesta policial con Chuck Wexler, director del Foro Ejecutivo de Investigación para Policías (PERF, por sus siglas en inglés), que ayudó a organizar la conferencia telefónica de jefes de policía sobre cómo responder a las protestas del movimiento "Occupy", y con Norm Stamper, ex jefe de policía de Seattle, que recientemente publicó un artículo para la revista The Nation, titulado: “Paramilitary Policing from Seattle to Occupy Wall Street.” (Patrullaje parapolicial, de Seattle a "Occupy Wall Street"). “Créanme, la policía no quiere estar en esta posición. Las ciudades realmente deberían preguntarse si no hay otra manera de manejar este tipo de conflictos”, dice Wexler. Stamper acota: “Hay muchos policías que son compasivos, decentes y competentes que hacen un gran trabajo cada día. Y hay otros que son ‘manzanas podridas’. Lo que ambos comparten es que ‘ocupan’, por así decir, un sistema, una estructura que está podrida en sí misma. Y estoy hablando de la burocracia paramilitar”. También nos acompañan Stephen Graham, autor de “Cities under siege: the new military urbanism” (Ciudades sitiadas: el nuevo militarismo urbano), y la jueza jubilada de la Corte Suprema de Nueva York Karen Smith, que se dempeñó como observadora jurídica el martes a la mañana después de la redada policial en el campamento de “Occupy Wall Street” en Nueva York. “Fui para tomar los nombres de las personas arrestadas… Mientras estaba ahí, una mujer afro-estadounidense se acercó a un policía y le dijo, ‘Necesito entrar, mi hija está ahí. Quiero saber si está bien’. Y el policía le contestó: ‘Muévase, señora’. Luego la empujaron con los palos, la empujaron hacia atrás. Y ella lloraba. De repente, de la nada, el policía la tiró al suelo y comenzó a golpearla en la cabeza”, cuenta Smith. “Me acerqué y le dije: ‘Mire, espósela si está haciendo algo, pero no necesita pegarle’. Y me dijo: ‘Señora, ¿quiere ser arrestada?’. Y yo le dije: ‘Mire mi sombrero. Estoy aquí como observadora jurídica’. Y él dijo de nuevo ‘¿Quiere ser arrestada?’ y me empujó contra la pared.”

Programas recientes Ver más

Programa completo

Reportajes

Titulares