8 de Diciembre de 2011

Enfoque crítico: los contaminadores más ricos, incluyendo a EE.UU., deberían recibir sanciones por rechazar las reducciones obligatorias en el nivel de emisiones

Splash_image20111208-6060-10xz77b-0

Las discusiones en la Convención de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático están en su penúltimo día, pero al parecer se han logrado pocos avances sobre las cuestiones clave, como la extensión del Protocolo de Kyoto o la formación de un Fondo Climático Ecológico. Estados Unidos se niega a aceptar cualquier acuerdo que incluya reducciones obligatorias en las emisiones contaminantes antes del año 2020, a pesar de las graves advertencias de que el mundo no tiene margen para esperar. Presentamos el análisis de Pablo Solón, ex embajador de Bolivia ante las Naciones Unidas y ex negociador jefe en materia de cambio climático, y de Patrick Bond, activista sudafricano por el clima, profesor y escritor. "El principal problema, el porcentaje de reducción de emisiones que deben hacer los países ricos, no está siendo realmente aboradado", dice Solón. "Esa cifra es actualmente muy, muy baja... No podemos permanecer en silencio cuando vemos el genocidio y el ecocidio que va a tener lugar por este tipo de decisiones". Solón también dice que EE.UU. "chantajea" a los países en desarrollo para que abandonen la demanda de establecer reducciones obligatorias, amenazándolos con retirar el apoyo financiero vinculado a cuestiones climáticas. Bond dice que la próxima ronda de conversaciones sobre el cambio climático debe incluir la propuesta de sancionar a los principales contaminadores que rechacen las reducciones obligatorias, como es el caso de Estados Unidos.

Escuche/Vea/Lea (en inglés)

Programas recientes Ver más