10 de Febrero de 2011

Bill Quigley, abogado especialista en derechos humanos, habla sobre la sentencia de muerte que supone la deportación de Estados Unidos y el debilitamiento de legítimas elecciones en Haití

Haiti-passport

Escuche/Vea/Lea (en inglés)

El gobierno de Obama ha reanudado las deportaciones de inmigrantes a Haití, a pesar de que la epidemia de cólera en ese país ha costado la vida al menos a 4.000 personas. El mes pasado, Wildrick Guerrier, de 34 años de edad, murió de síntomas relacionados al cólera poco después de haber sido deportado de Estados Unidos. Mientras tanto, el gobierno estadounidense se sigue oponiendo a que el ex presidente Jean-Bertrand Aristide regrese a su país, a pesar de contar con la autorización del gobierno haitiano, al mismo tiempo que presiona para que se realice una polémica segunda vuelta de votaciones sin la participación del partido Famni Lavalas de Aristide en la primera vuelta.

Programas recientes Ver más

Programa completo

Reportajes