El gobernador de Vermont lucha por cerrar Vermont Yankee, una de las 23 centrales nucleares estadounidenses casi idénticas a la japonesa

15 de marzo de 2011
Reportaje
03 15 11

Escuche/Vea/Lea (en inglés)

Un día antes de que el terremoto y el tsunami golpearan Japón y desataran una crisis nuclear, la Comisión Reguladora Nuclear de Estados Unidos anunció que renovará la licencia de la central nuclear Vermont Yankee. Los legisladores del estado de Vermont habían votado a favor del cierre de la central cuando la licencia venciera, en 2012. La planta, de 38 años de antigüedad, ha experimentado una serie de filtraciones de tritio radiactivo y es casi idéntica a la central japonesa de Fukushima Daiichi que está teniendo problemas. "Mi corazón está obviamente con el pueblo japonés", explica el gobernador Peter Shumlin. "Resulta una crisis increíble y la peor pesadilla cuando las centrales nucleares de un país o un estado son antiguas. Vermont no es diferente. Tenemos una central nuclear antigua aquí. Es propiedad de Entergy Louisiana, una empresa que ya hemos comprobado no es digna de nuestra confianza. Y por supuesto, esta situación exige que todos reevaluemos nuestra política de exuberancia irracional cuando se trata de alargar la vida útil de centrales nucleares antiguas".


The original content of this program is licensed under a Creative Commons Attribution-Noncommercial-No Derivative Works 3.0 United States License. Please attribute legal copies of this work to democracynow.org. Some of the work(s) that this program incorporates, however, may be separately licensed. For further information or additional permissions, contact us.