La riqueza en petróleo y el respaldo estadounidense permiten a Arabia Saudita aplastar la oposición en Bahréin y en su propio país

06 de mayo de 2011
Reportaje
Saudi

Escuche/Vea/Lea (en inglés)

Arabia Saudita —reino rico en petróleo y lugar de nacimiento y antigua residencia de Osama Bin Laden— logró evitar las protestas populares generalizadas que se han estado produciendo en la región desde enero. La Provincia Oriental, rica en petróleo y limítrofe con Bahréin, ha sido testigo de protestas de la minoría chiita. En el mes de marzo, Arabia Saudita envió tropas a Bahréin para apoyar a la familia real tras un mes de protestas. Hablamos con Toby Jones, autor de “Desert Kingdom: How Oil and Water Forged Modern Saudi Arabia” (El reino del desierto: cómo el petróleo y el agua forjaron la Arabia Saudita moderna), que trata del papel de Arabia Saudita en la represión del levantamiento popular en Bahréin y en el propio país. “No deberíamos dar por sentado que los ciudadanos saudíes no tienen interés de lograr cierto tipo de reforma democrática o política. Hay una gran frustración en la sociedad saudí”, afirma Jones.


The original content of this program is licensed under a Creative Commons Attribution-Noncommercial-No Derivative Works 3.0 United States License. Please attribute legal copies of this work to democracynow.org. Some of the work(s) that this program incorporates, however, may be separately licensed. For further information or additional permissions, contact us.