18 de Agosto de 2011

Mientras Biden visita China, el autor David Wise habla sobre el papel del espionaje en la relación entre China y EE.UU.

Splash_image20110818-32338-x99dt5-0

Escuche/Vea/Lea (en inglés)

El vicepresidente Joe Biden llegó ayer a China para iniciar un viaje de cinco días que tiene como objetivo tranquilizar a los líderes chinos en relación con la inestabilidad de la economía estadounidense, y para comenzar a construir una relación con el que probablemente va a ser el próximo presidente, Xi Jinping. La visita al mayor acreedor extranjero de Estados Unidos llega justo después de la rebaja de la calificación crediticia de EE.UU. por parte de Standard & Poors y pocos días después de que el Financial Times informara que Pakistán dio acceso a las autoridades chinas a los restos del helicóptero secreto de EE.UU. que se estrelló en el complejo de Osama bin Laden en Abbottabad durante la incursión estadounidense de mayo. Según el informe, un funcionario anónimo de inteligencia de EE.UU. dijo que los ingenieros chinos fueron autorizados a fotografiar los restos del helicóptero y a tomar una muestra de la "capa" con tecnología anti-restreo, que permitió al helicóptero entrar Pakistán sin ser detectado por el radar. Mientras tanto, las autoridades chinas recientemente han presentado quejas ante Estados Unidos acerca de sus continuos vuelos de vigilancia cerca de la costa china. Pero el almirante Mike Mullen, Jefe del Estado Mayor Conjunto de Estados Unidos, ha prometido continuar con los vuelos, que incluyen el uso de aviones espía U-2. Para conversar sobre el papel que el espionaje tiene en la compleja relación entre China y Estados Unidos, hablamos con el destacado periodista especializado en temas de inteligencia David Reyes, autor del nuevo libro, "Tiger Trap: America’s Secret Spy War with China" ("Trampa al tigre: la guerra secreta de espionaje de Estados Unidos contra China".