23 de Agosto de 2011

Mientras continúan los enfrentamientos en Trípoli, analizamos al papel de EE.UU., la OTAN y las empresas petroleras en el levantamiento en Libia

Splash_image20110823-18046-m4uz9e-0

Escuche/Vea/Lea (en inglés)

Los enfrentamientos continúan en algunas partes de Trípoli, capital de Libia, donde —de acuerdo a los informes— los rebeldes siguen luchando contra las fuerzas de Muammar Gaddafi frente al complejo residencial muy bien fortificado del líder libio. Los informes del Consejo rebelde libio sobre la captura del hijo de Gaddafi, Saif Al-Islam, fueron desmentidos el lunes a la noche cuando el propio Saif Al-Islam se presentó ante periodistas extranjeros acompañado por sus partidarios en Trípoli. La Corte Penal Internacional había afirmado que combatientes contrarios a Gaddafi habían mantenido a Saif Al-Islam detenido durante las últimas 24 horas. Los rebeldes también afirmaron que otros dos hijos de Gaddafi estaban detenidos, pero no aportaron pruebas. Mientras tanto, se supo que las fuerzas de EE.UU. y la OTAN tuvieron un papel clave en la ofensiva rebelde para avanzar sobre Trípoli, ya que desde el 10 de agosto llevaron a cabo 17 ataques con aviones Predator no tripulados y 38 ataques aéreos. En total, EE.UU. hizo 1.210 ataques aéreos y 101 ataques con aviones Predator no tripulados en Libia desde el 1 de abril. La OTAN afirmó que va a mantener la presión sobre Gaddafi y que "su misión no ha terminado todavía". Nos acompaña Phyllis Bennis, miembro del Instituto de Estudios Políticos.