29 de Agosto de 2011

"Todavía estamos bajo asedio": el gobernador Shumlin de Vermont habla de las catastróficas inundaciones y del cambio climático

Splash_image20110901-22881-vrhcrh-0

Escuche/Vea/Lea (en inglés)

Funcionarios de emergencias informaron que al menos 22 personas murieron en ocho estados, como consecuencia del huracán Irene que se extendió más de 800 kilómetros en algunos lugares. Después de tocar tierra en Carolina del Norte el sábado, el huracán bajó al nivel de tormenta tropical primero y de ciclón tropical cuando llegó a Nueva York, provocando inundaciones en la costanera y las zonas bajas de esta ciudad. Al menos cuatro millones de personas están sin servicio eléctrico desde Carolina del Norte hasta Maine. Las autoridades afirman que restaurar dicho servicio podría llevar más de una semana. Mientras tanto en Vermont, el domingo a la noche la tormenta tropical Irene provocó fuertes lluvias e inundaciones que provocaron cientos de evacuaciones y dejaron entre 40 mil y 50 mil personas sin electricidad. Hasta ahora, éste es el peor desastre natural del estado después de la gran inundación de 1927. El gobernador de Vermont, Peter Shumlin, se comunica con nosotros desde Vermont, estado donde casi todas las localidades están rodeadas de colinas y valles con pequeños arroyos que desembocan en ríos. Shumlin señala que desde que asumió el cargo hace siete meses, "éste es el segundo gran desastre provocado por tormentas. Esta primavera hubo tormentas que inundaron los centros de la ciudades y provocaron muchas de las mismas situaciones por las que estamos pasando ahora. Antes no había este tipo de patrón climático en Vermont. La cuestión es que en los estados más fríos vamos a ver los resultados del cambio climático primero".

Programas recientes Ver más

Programa completo