Una nueva revelación sigue la pista del intento de la industria de cárceles privadas impulsado por ALEC para reemplazar los trabajadores agremiados por el trabajo de los presos

05 de agosto de 2011
Reportaje
Mike prison labor

Escuche/Vea/Lea (en inglés)

Muchas de las leyes de condenas más duras responsables de la superpoblación de las cárceles estadounidense fueron redactadas por el Consejo Estadounidense de Intercambio Legislativo (ALEC), que ayuda a las corporaciones a escribir leyes modelo. Ahora, una nueva revelación indica que ALEC preparó el camino para que los estados y las empresas reemplacen a los trabajadores agremiados por el trabajo penitenciario. Hablamos con Mike Elk, corresponsal que colabora en temas laborales en la revista The Nation. Según Elk, ALEC y las empresas de cárceles privadas, "mandaron una enorme cantidad de gente a la cárcel y ahora diseñaron un modo de explotar esa situación". Elk señala que en 2005 se decidió no retirar del mercado más de 18 millones de kilos de carne vacuna infectada con heces de rata y procesados por los presos, para destacar la cantidad de productos fabricados en las cárceles.


The original content of this program is licensed under a Creative Commons Attribution-Noncommercial-No Derivative Works 3.0 United States License. Please attribute legal copies of this work to democracynow.org. Some of the work(s) that this program incorporates, however, may be separately licensed. For further information or additional permissions, contact us.