Hello! You are part of a community of millions who seek out Democracy Now! each month for ad-free daily news you can trust. Maybe you come for our daily headlines. Maybe you come for our in-depth stories that expose corporate and government abuses of power and lift up the voices of ordinary people working to make change in extraordinary times. We produce all of this news at a fraction of the budget of a commercial news operation. We do this without ads, government funding or corporate sponsorship. How? This model of news depends on support from viewers and listeners like you. Today, less than 1% of our visitors support Democracy Now! with a donation each year. If even 3% of our website visitors donated just $10 per month, we could cover our basic operating expenses for a year. Pretty amazing right? If you visit us daily or weekly or even just once a month, now is a great time to make a monthly contribution.

Your Donation: $

29 de Septiembre de 2011

Michael Moore apoya el pedido de reabrir las investigaciones sobre los atentados del 11/S

Splash_image20110929-29945-1skewlw-0

Escuche/Vea/Lea (en inglés)

En su película Fahrenheit 9/11, Michael Moore explora las complejas relaciones que había entre los funcionarios del gobierno de Bush y asociados, la familia real saudí y quienes se cree llevaron a cabo los atentados terroristas del 11/S en Estados Unidos. Hoy Moore apoya el pedido del ex gobernador de Florida y senador Bob Graham al presidente Obama, para que reabra las investigaciones sobre el 11/S, luego de que se conociera nueva información de la posible participación de destacadas figuras sauditas. Según informes de prensa recientes, una rica pareja de jóvenes sauditas abandonó su casa ubicada en una localidad cerrada de Sarasota, Florida, casi una semana antes del 11 de septiembre de 2001, dejando tres coches y casi todas sus pertenencias. "Hay muchas preguntas sin respuestas que deberían responderse", afirma Moore. Moore también fue blanco de críticas por esta película. Moore habla de cómo el gobierno de Bush estaba preocupado porque creía que la película afectaría las posibilidades de re elección de Bush, y cómo se enteró de que él —Moore— ocupaba el segundo lugar, después del entonces presidente George W. Bush, en el número de conspiraciones para atacarlo descubiertas.