30 de Septiembre de 2011

Con la muerte de Anwar Al-Awlaki ¿comienza una nueva era en la que EE.UU ordena el asesinato de ciudadanos estadounidenses contra quienes no hay cargos?

Splash_image20110930-5777-11g40t3-0

Escuche/Vea/Lea (en inglés)

Estados Unidos confirmó la muerte del religioso extremista estadounidense de origen yemení Anwar al-Awlaki, en el norte de Yemen. Al-Awlaki era uno de los agentes de Al Qaeda más influyentes que estaba en la lista de personas "más buscadas" del gobierno de Obama. En respuesta a la noticia de la muerte de Al-Awlaki, el intelectual constitucionalista Glenn Greenwald entre otros argumenta que el asesinato de ciudadanos estadounidenses sin el debido proceso ya se volvió una realidad. "Uno de los aspectos extraños de esto es que los medios de comunicación y los informes del gobierno tratan de presentar a Al-Awlaki como un gran cerebro terrorista y lo describen como el nuevo Bin Laden. El gobierno de Estados Unidos necesita un cerebro terrorista que reemplace a Osama Bin Laden para justificar este tipo de guerra eterna. Por un tiempo, Al-Awlaki iba a cumplir esa función", afirma Greenwald. "Si usted cree que el presidente de Estados Unidos tiene la facultad de mandar a matar a sus conciudadanos, de asesinarlos, de cometer un crimen sin el más mínimo debido proceso, entonces usted es una persona de lo más autoritaria que hay."

Programas recientes Ver más

Programa completo

Reportajes

Titulares