6 de Enero de 2012

La deportación de una adolescente estadounidense a Colombia constituye el último fracaso del sistema inmigratorio

Splash_image20120106-26952-1aanlnc-0

Escuche/Vea/Lea (en inglés)

La familia de la adolescente Jakadrien Turner de Dallas está exigiendo respuestas, después de que la joven fuera deportada a Colombia, a pesar de que es ciudadana estadounidense y no habla español. Turner, afroestadounidense de 15 años de edad que había huido de su hogar, estaba viviendo en Houston cuando fue arrestada por hurto de mercadería en comercios y le dio a la policía un nombre falso. Dicho nombre pertenecía a una inmigrante colombiana indocumentada de 22 años de edad sobre quien pesaba una orden de arresto. Según se informa, a pesar de que la Agencia de Control de Inmigración y Aduanas de Estados Unidos (ICE) confirmó que las huellas dactilares de Turner no coincidían con las de la ciudadana colombiana, Turner fue deporatda. "La gente no tiene idea de que en este país tenemos una policía deshonesta. Esa policía deshonesta se llama ICE", sostiene Ralph Isenberg, empresario de Dallas que se ha convertido en defensor de los inmigrantes. "Espero que la comunidad afrodescendiente de EE.UU. que sabe lo que significa la destrucción de las familias por el efecto de la esclavitud en nuestras familias, en algún punto se dé cuenta y entienda que el problema de los inmigrantes es algo que no podemos ignorar", añade el reverendo Peter Johnson de Dallas, antiguo defensor de los derechos civiles que ha estado colaborando con la familia Turner. También hablamos con Jacqueline Stevens, profesora de ciencias políticas de Northwestern University, que acaba de publicar un informe exhaustivo sobre los ciudadanos estadounidenses que fueron detenidos y deportados.

Programas recientes Ver más

Programa completo

Reportajes