6 de Noviembre de 2012

En un fallo histórico, un grupo con fondos de origen dudoso relacionado a Citizens United fue obligado a dar a conocer sus aportantes

Stop_obama_1-1

Escuche/Vea/Lea (en inglés)

Tal como anticipara Democracy Now!, uno de cada cuatro dólares que se gastan en campañas electorales —anuncios, material enviado directamente por correo postal y llamadas automáticas que tratan de llegar a los votantes— actualmente provienen de las llamadas organizaciones de dinero de origen dudoso. El ente estadounidense que se ocupa de recaudar impuestos (IRS) les permite a estos grupos mantener en secreto la identidad de sus aportantes, ya que son considerados como grupos "sin fines de lucro de bienestar social". Pero eso cambió el viernes pasado, cuando un juez del estado de Montana ordenó la publicación de los registros bancarios de uno de esos grupos. Según una investigación, la Asociación de Tradición Occidental podría haber engañado al IRS sobre el alcance de sus actividades políticas y los ciudadanos tienen derecho a saber el origen del dinero para las campañas. El grupo es conocido por haber presentado una demanda ante la Corte Suprema que lograra impugnar la prohibición del estado de Montana de que las grandes empresas gasten dinero en campañas electorales; la decisión amplió la aplicación del fallo de la Corte Suprema en torno al caso Citizens United a los 50 estados. El fallo del viernes es el primero en el que un tribunal ordena que se de a conocer la identidad de los aportantes de un grupo de dinero de origen dudoso; algunos sostienen que la medida del juez podría servir como una advertencia para organizaciones similares. Nos acompaña Kim Barker, el periodista del centro de noticias ProPublica que ayudó a dar a conocer la noticia.

Programas recientes Ver más