23 de Febrero de 2012

Los republicanos debaten en Arizona mientras su partido enfrenta una fuerte reacción en el estado por las políticas extremistas y antiinmigratorias

Splash_image20120223-11243-1p6w6fb-0

Escuche/Vea/Lea (en inglés)

Con la presencia del sheriff del condado Maricopa Joe Arpaio, los principales candidatos republicanos Mitt Romney y Rick Santorum elogiaron la ofensiva del estado de Arizona contra la inmigración, durante un debate el miércoles a la noche. Romney prometió dejar sin efecto las demandas inmigratorias que el gobierno federal inició contra el estado de Arizona apenas Obama asumió la presidencia. Santorum dijo que a la policía de todo el país le deben dar "la oportunidad de hacer lo que se está haciendo aquí en Arizona y lo que el sheriff Arpaio estaba haciendo antes de que surgieran problemas con el gobierno federal". El comentario de Santorum se produce pocos meses después de que una investigación del Departamento de Justicia federal llegara a la conclusión que en la oficina de Arpaio existe "una práctica discriminatoria generalizada basada en prejuicios contra los latinos". El periodista Terry Greene Sterling de Arizona afirma que "los excesos de los republicanos" podrían hacer que Obama triunfe en Arizona en las elecciones de noviembre. "Lo que pasó en Arizona fue que la Legislatura del estado quedó en manos del sector de extrema derecha del Partido Republicano de Arizona. Se propusieron y se aprobaron una serie de leyes extremistas", sostiene Greene Sterling. "Como resultado de eso ahora los demócratas dicen 'Un momento. Pensamos que podemos lograr que los moderados e independientes estén de nuestro lado'".