28 de Marzo de 2012

Una demanda judicial busca detener el uso de escáneres de cuerpo entero en los aeropuertos

Tsa%20scanner

Escuche/Vea/Lea (en inglés)

Mientras el Congreso se pregunta si los escáneres de cuerpo completo son realmente efectivos para la seguirdad o sólo una puesta en escena, analizamos los problemas de seguridad planteados por una demanda que busca frenar el uso de los escáneres de cuerpo hasta que se realize un examen independiente de los mismos. La Administración de Seguridad en el Transporte (TSA, por sus siglas en inglés) instaló cerca de 640 escáneres para cuerpo entero de onda milimétrica y de rayos X de retrodispersión en 165 aeropuertos desde enero. Aquellas personas que se niegan al escaneo de cuerpo entero son sometidas a cacheos exagerados y controles manuales extremadamente invasivos. "Cada vez que se presiona a la TSA con [planteos referidos a los riesgos para la salud], siempre señalan estudios que han realizado otras agencias gubernamentales y se niegan a permitir que especialistas independientes realicen sus propias investigaciones", dice Marc Rotenberg, director ejecutivo del Centro de Información sobre Privacidad Electrónica (EPIC por sus siglas en ingles), que está demandando a la TSA. "Por todas estas razones —la falta de eficacia, la invasión a la privacidad, la negación por parte de este organismo de llevar a cabo una investigación realmente independiente— hemos presentado una demanda para que el programa sea suspendido". También hablamos con el periodista de ProPublica Michael Grabell, autor de una serie de artículos críticos sobre los nuevos escáneres.

Programas recientes Ver más