25 de Abril de 2012

Exclusivo: Desde la cárcel, Mumia Abu-Jamal habla sobre la vida después de la pena de muerte

Mumia1

Escuche/Vea/Lea (en inglés)

En una entrevista exclusiva para Democracy Now!, Mumia Abu-Jamal nos llama desde el penal de mediana seguidada de Mahanoy en Frackville, Pennsylvania, donde se encuentra recluido en un pabellón para presos comunes después de haber pasado casi 30 años en el pabellón de los condenados a muerte. A pesar de que ahora vive en una celda más grande que la que él llama la "jaulita de perro" de sus últimas tres décadas, Mumia dice que su sentencia a cadena perpetua es como "una lenta condena a muerte. Es más grande en cuanto al tiempo ganado, pero es como una lenta condena a muerte, con toda seguridad". Después de haber logrado la anulación de su condena a muerte a finales de 2011, Abu-Jamal dice que está decidido a ganar su excarcelación, basado en las acusaciones de prejuicio racial y mala conducta judicial en su procesamiento. "Queremos la libertad", dice acerca del movimiento que pide por su liberación. Quienes lo defienden han sostenido durante mucho tiempo que el racismo del juez y los fiscales llevó a la condena de Abu-Jamal. Él mismo señala que, durante el juicio, un taquígrafo judicial escuchó que el juez del caso, Albert F. Sabo, dijo en su despacho "Voy a ayudar a hacer bolsa a este negro". "Esto fue escuchado por un taquígrafo del tribunal, un miembro del personal del tribunal, empleado del tribunal y una persona que es quizás el mejor agente de escucha que puede tener una conversación, porque ese es su trabajo", dice Abu-Jamal. "No supimos acerca de esta declaración hasta años más tarde, pero desde que la incluimos en el expediente, en nuestras presentaciones, ha sido esencialmente ignorada por todos los tribunales que han tenido el caso a su cargo. ¿Cómo es posible eso? Esto es sin duda un indicio, un ejemplo, como se puede ver, de un sistema injusto. "

Programas recientes Ver más

Programa completo