Hello! You are part of a community of millions who seek out Democracy Now! each month for ad-free daily news you can trust. Maybe you come for our daily headlines. Maybe you come for our in-depth stories that expose corporate and government abuses of power and lift up the voices of ordinary people working to make change in extraordinary times. We produce all of this news at a fraction of the budget of a commercial news operation. We do this without ads, government funding or corporate sponsorship. How? This model of news depends on support from viewers and listeners like you. Today, less than 1% of our visitors support Democracy Now! with a donation each year. If even 3% of our website visitors donated just $10 per month, we could cover our basic operating expenses for a year. Pretty amazing right? If you visit us daily or weekly or even just once a month, now is a great time to make a monthly contribution.

Your Donation: $

14 de Junio de 2012

Senadores que reciben donaciones millonarias de Wall Street reciben cálidamente al CEO de JPMorgan Chase

Button-diman

Escuche/Vea/Lea (en inglés)

El director ejecutivo de JPMorgan Chase, Jamie Dimon, fue confrontado por manifestantes el miércoles cuando testificó en el Congreso sobre cómo su banco llegó a perder hasta 3 mil millones de dólares en inversiones riesgosas. Los legisladores, sin embargo, recibieron cálidamente a este hombre, descripto como el banquero favorito de Washington. JPMorgan gastó 7,6 millones de dóalres en estrategias de lobby el año pasado y Dimon tiene un largo historial de contribución a las campañas de los legisladores integrantes del Comité Bancario del Senado. Hablamos con Nomi Prins, ex banquera de inversión y autora del libro "Black Tuesday" (Martes Negro). Prins considera que la comparecencia de Dimon ha sido "la audiencia más dócil —y eso que ha habido audiencias benévolas— que haya protagonizado el director de un banco desde el comienzo de la crisis [financiera] en 2008". Y añade que "lo que vimos ayer fue una muestra de cómo el dinero usado para hacer lobby, así como el dinero adicional usado para apoyar las campañas tienen un impacto tremendo sobre las regulaciones y el poder que [la industria financiera tiene] dentro del Senado y, por lo tanto, respecto de la regulación de su propia industria. Es por todo esto que no existe una verdadera línea divisoria entre legisladores y banqueros".