26 de Junio de 2012

Un abogado y el padre de una víctima rechazan la condena de menores a cadena perpetua

Juvenile_court

Escuche/Vea/Lea (en inglés)

El lunes, en una decisión sin precedentes, la Corte Suprema resolvió que los estados no pueden imponer la pena de cadena perpetua sin libertad condicional a personas menores edad, aún cuando éstas hubieran sido condenadas por participar en un homicidio. Los magistrados resolvieron en una votación de cinco votos a favor y cuatro en contra que una sentencia tan dura para los menores de edad violaba la prohibición de la Octava Enmienda sobre la aplicación de un castigo cruel e inusual. "[Hemos] sido víctimas de la política del miedo y la ira en este país desde hace 40 años [con] una tremenda inversión en sentencias excesivas y encarcelamientos en masa", dice el abogado defensor de menores Bryan Stevenson, quien presentó el emblemático caso ante la Corte Suprema. "Muchas de las personas que estuvieron en esa transformación eran menores". También nos acompaña Azim Khamisa, cuyo hijo Tariq de 20 años de edad fue asesinado en 1995 por Tony Hicks, joven de 14 años miembro de una pandilla. Khamisa fue uno de los firmantes de un escrito legal de los familiares de las víctimas que se oponen a que las personas menores de edad sean condenadas a cadena perpetua sin libertad condicional. "El cerebro de un joven de 14 años todavía no se terminó de formar", afirma Khamisa. "Creo que hay un gran potencial en estos jóvenes delincuentes y si creamos el tipo de medio necesario, no sólo pueden volver a la sociedad, sino que pueden hacerlo como miembros activos".