Hello! You are part of a community of millions who seek out Democracy Now! each month for ad-free daily news you can trust. Maybe you come for our daily headlines. Maybe you come for our in-depth stories that expose corporate and government abuses of power and lift up the voices of ordinary people working to make change in extraordinary times. We produce all of this news at a fraction of the budget of a commercial news operation. We do this without ads, government funding or corporate sponsorship. How? This model of news depends on support from viewers and listeners like you. Today, less than 1% of our visitors support Democracy Now! with a donation each year. If even 3% of our website visitors donated just $10 per month, we could cover our basic operating expenses for a year. Pretty amazing right? If you visit us daily or weekly or even just once a month, now is a great time to make a monthly contribution.

Your Donation: $

6 de Julio de 2012

La horrible historia de un hombre inocente detenido y torturado en cárceles estadounidenses en el extranjero

How_the_us_rendered_2

Escuche/Vea/Lea (en inglés)

La investigadora en derechos humanos Clara Gutteridge publicó una nuevo informe en la revista The Nation en el que analiza las operaciones estadounidenses secretas en África, así como el modo en que Estados Unidos entregó, torturó y liberó a un hombre inocente proveniente de Tanzania. Suleiman Abdallah fue capturado en Mogadiscio en 2003 por un líder miliciano somalí que lo entregó a las autoridades estadounidenses; éstas lo transfirieron a Afganistán, donde Abdallah estuvo detenido cinco años bajo un régimen de tortura en tres centros de detención estadounidenses. Abdallah sostiene haber sido sometido a golpizas tremendas, aislamiento prolongado, actos de humillación y a permanecer desnudo. Además denunció haber sido violado, encerrado desnudo en un ataúd y obligado a acostarse en una alfombra mojada, desnudo y esposado. Suleiman fue finalmente liberado en julio de 2008 de Bagram, la Base de la Fuerza Aérea, con un papel que confirmaba su inocencia. Sin embargo, nunca recibió reparación ni disculpa alguna por la terrible experiencia. "No estamos autorizados a hablar de la peor parte de la tortura porque es algo demasiado doloroso para él", afirma Gutteridge. "Lo que puedo decir es que fue sometido a una de las peores torturas que escuché, después de haber entrevistado a más de 100 víctimas de las torturas estadounidenses".

Programas recientes Ver más

Programa completo