11 de Octubre de 2013

OPAQ gana el Nobel de la Paz mientras EE.UU. se opone a pedidos de un Medio Oriente sin armas de destrucción masiva

Opcwcw

Mientras la Organización para la Prohibición de Armas Químicas gana el Premio Nobel de la Paz 2013, analizamos los esfuerzos internacionales para liberar Siria y otros países —entre ellos Estados Unidos— de armas químicas. Mientras Siria acaba de comprometerse a firmar la Convención contra las Armas Químicas de 1993, otros cuatros países no lo hicieron: Egipto, Corea del Norte, Angola y Sudán del Sur. Israel y Burma lo firmaron, pero no lo ratificaron. Tanto Egipto como Siria afirman haber mantenido arsenales de armas químicas en respuesta al programa secreto de armas nucleares de Israel. Mientras tanto, Estados Unidos y Rusia, ambos signatarios del tratado, no cumplieron con el plazo de 2012 para destruir el resto de sus arsenales de armas químicas, que representan casi el 95 por ciento de la reserva global. Hablamos con Paul Walker de la organización Green Cross International, ganador del premio Right Livelihood conocido como el Nobel alternativo, y Stephen Zunes, profesor de política y estudios internacionales en la Universidad de San Francisco, donde dirige el programa de estudios sobre Medio Oriente.

Escuche/Vea/Lea (en inglés)

Programas recientes Ver más