8 de Noviembre de 2013

Miles de personas protestan para que el equipo Redskins de la NFL cambie el nombre y el logo

Clyde

Escuche/Vea/Lea (en inglés)

Durante décadas, los miembros de muchas comunidades indígenas estadounidenses le pidieron al equipo de fútbol Washington Redskins que cambiara el nombre, ya que este está basado en un insulto racista. Ahora la presión alcanzó nuevos niveles. El jueves a la noche, unos mil indígenas estadounidenses y sectores afines protestaron frente al estadio Metrodome en Minneapolis mientras el equipo jugaba contra el equipo Vikings de Minnesota. A primeras horas del día, el gobernador de Minneapolis, Mark Dayton, les sugirió a los miembros del congreso que presionaran a los dueños del equipo mediante el boicot de sus partidos. El martes, legisladores de Washington votaron a favor de pedir al equipo que cambie su nombre. Además, esta semana, el movimiento de Indígenas Estadounidenses de Minnesota inició acciones legales, para pedir a las autoridades estatales que rechacen la financiación de un nuevo estadio del equipo Vikings si la palabra “redskins” [pieles rojas] se usara allí. A pesar de la multitudinaria protesta, el dueño del equipo, Daniel Snyder, se negó a cambiar el nombre. “La palabra piel roja no es distinta de la palabra negro. La referencia al color de piel debe desaparecer”, afirma Clyde Bellecourt, cofundador y director del Movimiento Indígena Estadounidense y organizador que trabaja con la Coalición Nacional contra el Racismo en los Deportes y Medios de Comunicación. También nos acompaña Dave Zirin, columnista deportivo de la revista The Nation y presentador del programa radial Edge of Sports. “La palabra ‘redskin’ es un legado de las leyes segregacionistas Jim Crow, un legado del dueño original del equipo, George Preston Marshall, que eran un archi segregacionista”, señala Zirin. “El equipo fue el último en integrar la Liga Nacional de Fútbol (NFL). En 1969 George Preston Marshall falleció y en su testamento indicó que el dinero de su fundación no debía ser destinado a ninguna organización que promoviera la integración [racial]”.