Hello! You are part of a community of millions who seek out Democracy Now! each month for ad-free daily news you can trust. Maybe you come for our daily headlines. Maybe you come for our in-depth stories that expose corporate and government abuses of power and lift up the voices of ordinary people working to make change in extraordinary times. We produce all of this news at a fraction of the budget of a commercial news operation. We do this without ads, government funding or corporate sponsorship. How? This model of news depends on support from viewers and listeners like you. Today, less than 1% of our visitors support Democracy Now! with a donation each year. If even 3% of our website visitors donated just $10 per month, we could cover our basic operating expenses for a year. Pretty amazing right? If you visit us daily or weekly or even just once a month, now is a great time to make a monthly contribution.

Your Donation: $

8 de Noviembre de 2013

Estado de Washington: la propuesta de marcar los alimentos genéticamente modificados fue derrotada

Dn2013-1108hd

Escuche/Vea/Lea (en inglés)

En momentos en que fracasa una medida para exigir el marcado de los alimentos modificados genéticamente en el estado de Washington, hablamos con uno de sus principales defensores, David Bronner, nieto de Dr. Bronner creador de los jabones mágicos, gastó $ 2.3 millones de dólares en la campaña “Sí a la 522”, pero fue superado ampliamente por sus oponentes. La campaña contra la iniciativa 522 atrajo millones de dólares de grandes empresas y organizaciones de otros estados que gastaron más de $22 millones de dólares para derrotarla, entre ellas la empresa Monsanto, que donó más de $5 millones de dólares y DuPont, que dio casi $4 millones. Pepsi, Coca-Cola y Nestlé destinaron más de $1.5 millones cada una. Esto se produjo en momentos en que el periódico New York Times hizo una encuesta, según la cual el 93 por ciento de los estadounidenses quieren marcar los alimentos que tengan ingredientes genéticamente modificados. Sesenta y cuatro países lo exigen. Bronner señala que los votos todavía se están contando y que la medida todavía no está derrotada oficialmente; además dice que medidas similares están pendientes en Connecticut y Maine.