23 de Diciembre de 2013

La cantidad de personas mayores en las cárceles aumentó, a pesar de que representan un bajo riesgo para la sociedad

Agingprisoners3

Escuche/Vea/Lea (en inglés)

Aunque la población carcelaria se redujo levemente en EE.UU., el número de mujeres y hombres ancianos que se calcula morirán tras las rejas ha aumentado considerablemente, en un sistema mal preparado para ocuparse de ellos y todavía orientado al encarcelamiento masivo. Hablamos del problema que enfrentan los prisioneros ancianos con Mujahid Farid, que fue liberado de la cárcel del estado de Nueva York en 2011 después de 33 años. Actualmente es el principal organizador de “Liberen a los ancianos de la cárcel” (RAPP). La consigna es “Si el riesgo es bajo, déjenlos salir”. Su trabajo de campaña es parte de la beca de la organizacion Soros Justice radicada en la Asociación Correccional de Nueva York. También nos acompaña Soffiyah Elijah, directora ejecutiva de la Asociación Correccional de Nueva York, que controla las condiciones de las cárceles del estado. “La comisión de libertad bajo palabra niega a la gente según la naturaleza del delito, la única cosa que nadie puede cambiar, como tampoco podemos cambiar nuestra estatura ni el color de los ojos”, señala Elijah. “Debemos analizar eso y decir que si alguien representa bajas posibilidades de reincidencia, entonces debemos liberarlos de la cárcel. Estamos perdiendo cantidades preciosas de dinero de los contribuyentes para mantener a la gente en la cárcel y es mucho más caro tener en la cárcel a gente anciana”.

Programas recientes Ver más