1 de Marzo de 2013

Michael Moss habla de cómo las empresas de alimentos sedujeron a EE.UU. con la comida chatarra

Lunchables_2

Hace décadas que las empresas de alimentos saben que la sal, el azúcar y la grasa no son buenas para la salud, en las cantidades en que los estadounidenses están habituados a consumirlas. Pero todos los años, la gente es impulsada a ingerir casi el doble de las cantidades de sal y grasa recomendadas y unos 30 kg de azúcar. Hablamos con el periodista del diario New York Times Michael Moss de su nuevo libro, “Salt Sugar Fat: How the Food Giants Hooked Us” (Grasa, azúcar y sal: cómo las grandes empresas de alimentos nos sedujeron). En una investigación que duró varios años, Moss exploró las profundidades de los laboratorios donde los científicos de los alimentos calculan el “punto de gozo” de las bebidas azucaradas o “la textura en boca” de la grasa y utilizan tecnología de avanzada para hacer que éstas sean irresistibles y adictivas. Como resultado de esta industria que produce un millón de dólares al año, uno de tres adultos y uno de cinco niños son en la actualidad obesos.

Escuche/Vea/Lea (en inglés)