22 de Abril de 2013

El padre Michael Lapsley, víctima del apartheid, habla del perdón como forma de superar una tragedia

Father_michael_lapsley

Escuche/Vea/Lea (en inglés)

Michael Lapsley es un religioso sudafricano que fue activista contra al apartheid y que transformó su tragedia personal en un llamado a la paz y al perdón. En 1990, tres meses después de la liberación de Nelson Mandela, el gobierno liderado por de Klerk le mandó un paquete con dos revistas religiosas. Una de ellas tenía una bomba muy sofisticada que explotó cuando Lapsley la abrió. Lapsey perdió ambas manos, un ojo y tuvo quemaduras graves. El padre Lapsley empezó a trabajar en el Centro de traumas para víctimas de la violencia y tortura en Ciudad del Cabo, Sudáfrica, organización que colaboró con la Comisión por la verdad y la reconciliación dirigida por el arzobispo Desmond Tutu. Nos acompaña el padre Lapsley, para analizar su recorrido y sus reflexiones sobre el modo en que Boston puede empezar a superar el atentando de la semana pasada. "El recorrido para superarlo es dejar de ser una víctima para pasar a ser primero un sobreviviente y luego un vencedor, es decir, recuperar la capacidad de agencia", afirma. "Me dí cuenta de que si hubiera estado lleno de odio, amargura y deseo de venganza, no habrían matado mi cuerpo, pero me habrían matado el alma”.