17 de Mayo de 2013

El abogado de los Documentos del Pentágono condena la investigación de los teléfonos de AP y la persecución Julian Assange

James_goodale

La revelación del Departamento de Justicia de haber pedido secretamente la presentación de los registros telefónicos de la agencia de noticias Associated Press dio lugar a una ola de comparaciones entre el presidente Obama y Richard Nixon. Hace cuatro décadas, el gobierno de Nixon intentó impedir que el periódico New York Times publicara una historia secreta de la guerra de Vietnam que Daniel Ellsberg había filtrado a dicho medio. Dos días después de que el Times publicara por primera vez fragmentos de lo que se conoció como Documentos del Pentágono, el gobierno de Nixon solicitó a la Corte Suprema una medida cautelar contra el periódico, que le fue concedida, con el argumento de que los documentos planteaban un “peligro grave e inmediato para la seguridad de Estados Unidos”. Hablamos con James Goodale, asesor general del periódico The New York Times al momento de las medidas contra los Documentos del Pentágono. Goodale es el principal experto legal de la Primera Enmienda y acaba de publicar un nuevo libro, "Fighting for the Press: The Inside Story of the Pentagon Papers and Other Battles” (La lucha por la prensa: la historia secreta de los Documentos del Pentágono y otras batallas). Goodale dijo que escribió el libro en parte por el trabajo de Julian Assange en el sitio de revelación de datos secretos WikiLeaks y porque posiblemente el gobierno de EE.UU. lo esté investigando con un gran jurando. “Mi libro está destinado a ser un llamado a la comunidad periodística. ¡Despierten! Hay un peligro allá afuera”, sostiene Goodale. “Puede no gustarles Assange. Pero ¡Despierten! La primera enmienda está por ser dañada de verdad. Si Obama avanza y tiene éxito, habrá logrado lo que Nixon no consiguió”.

Escuche/Vea/Lea (en inglés)