13 de Agosto de 2013

Ex servidor de Internet cuenta cómo fue silenciado por una carta de seguridad nacional durante seis años

Nickcalyx

Escuche/Vea/Lea (en inglés)

Continuamos el debate en torno a la vigilancia del gobierno y la privacidad en Internet, con alguien que permaneció silenciado por una orden del FBI durante seis años. A principios de 2004, Nicholas Merrill, que dirigía una empresa prestadora de servicios de Internet en la ciudad de Nueva York llamada Calyx, recibió una carta de seguridad nacional que le ordenaba entregar los registros privados y detallados de algunos de sus clientes. De acuerdo a la ley, quienes reciben ese tipo de cartas tienen prohibido contarle a nadie sobre sus encuentros con el FBI. Si bien no era el primer estadounidense en ser silenciado después de recibir una carta de seguridad nacional, Merrill fue el primero en desafiar las tácticas secretas del FBI. Merrill se presentó ante la Unión Estadounidense de Libertades Civiles (ACLU) que luego presentó el primer juicio que cuestionaba el estatuto de la carta de seguridad nacional. En el juicio, Merrill fue identificado con el nombre ficticio de Juan Perez. Recién en agosto de 2010, después de llegar a un acuerdo con el FBI, Merill pudo revelar su identidad. “El resultado del caso fue que la disposición de la carta de seguridad nacional de la Ley Patriota fue declarada inconstitucional dos veces”, afirma Merill. “Pero el problema fue que nunca logramos que la Corte Suprema emitiera un fallo final vinculante que fuera efectivo en todo el país. La preocupación en torno a la seguridad cibernética y la privacidad son realmente dos caras de la misma moneda. Hay muchos ejemplos no controvertidos de organizaciones y gente que necesita confidencialidad: la medicina es uno de ellos, el periodismo es otro, los organismos de derechos humanos es un tercer caso obvio. Tratamos de plantear que si se priva a los estadounidenses del derecho a encriptar sus datos y a tener información privada, habrá consecuencias graves y de gran alcance en muchos tipos de industrias, en nuestra democracia en su conjunto y en nuestra posición en el mundo”.