5 de Agosto de 2013

Greenwald: ¿Exagera EE.UU. la amenaza contra las embajadas, para silenciar las críticas sobre la NSA?

X-keyscore1

Escuche/Vea/Lea (en inglés)

El gobierno de Obama anunció que mantendrá cerrados 19 puestos diplomáticos ubicados en el norte de África y en Medio Oriente durante una semana, por temor a posibles atentados. El domingo, el senador Saxby Chambliss, principal miembro del Partido Republicano en el Comité de inteligencia del Senado, afirmó que la decisión de cerrar las embajadas fue tomada sobre la base de información reunida por la Agencia Nacional de Seguridad (NSA). “Si no tuviéramos estos programas, sencillamente no podríamos escuchar a los tipos malos”, dijo Chambliss en referencia directa al debate cada vez mayor sobre el espionaje generalizado a todos los estadounidenses, que revelara Glenn Greenwald del periódico The Guardian. “Nunca nadie cuestionó ni puso en duda que el gobierno de EE.UU., al igual que todos los gobiernos del mundo, debería estar escuchando o controlando las conversaciones de quienes representan una amenaza real para EE.UU. en términos de planear ataques terroristas”, afirma Greenwald. En referencia a las recientes revelaciones realizadas por el denunciante Edward Snowden sobre las cuales informó, Greenwald explica: “Aquí estamos, en el medio de uno de los debates más intensos y sostenidos que hemos tenido en mucho tiempo en este país, acerca de los peligros de una vigilancia excesiva y, de repente, el gobierno que hace dos años viene diciendo que había diezmado Al-Qaeda decide que hay una enorme amenaza y que debe cerrar embajadas y consulados en todo el mundo. La controversia es en torno al hecho de que todos los días arrasan con miles de millones y millones de mensajes de correo electrónico y llamadas telefónicas de gente de todo el mundo y de Estados Unidos que no tienen absolutamente nada que ver con el terrorismo”. Greenwald también analiza el programa XKeyscore de seguimiento por Internet de la NSA, el informe de la agencia de noticias Reuters sobre el espionaje impulsado por la Administración para el Control de Drogas a ciudadanos estadounidenses y la condena del denunciante del ejército, el soldado Bradley Manning.