4 de Abril de 2014

El fatal tiroteo en Fort Hood plantea cuestionamientos acerca del tratamiento a los veteranos de guerra

Ft

Escuche/Vea/Lea (en inglés)

Empezamos el programa de hoy en Fort Hood, Texas, donde las banderas flamean a media asta luego del ataque del miércoles, que dejó un saldo de cuatro muertos, entre ellos el atacante y dieciséis heridos. Las autoridades identificaron al atacante como el soldado Iván López, de 34 años de edad, que estaba en tratamiento por trastornos de estrés postraumático. López estuvo en Irak, pero los oficiales afirman que López nunca estuvo en combate. Hablamos con dos veteranos de la guerra en Irak: Ryan Holleran y Malachi Muncy, gerente de Under the Hood Café, un bar para miembros del ejército, próximo a Fort Hood. Ambos son miembros de la organización Veteranos de Irak contra la Guerra. “Tuve problemas para conseguir ayuda cuando volví de Irak, así como también cuando estuve en Fort Hood. El acceso al sistema de salud es limitado, está disponible, pero no es necesariamente accesible”, explica Holleran. “El estigma que se relaciona con buscar algún tipo de asistencia de salud mental, hace que sea extremadamente difícil tratar de cuidarnos”. También hablamos con Aaron Glantz, que cubre temas relacionados a los veteranos y las fuerzas armadas locales para el Centro de Periodismo de Investigación. Su libro más reciente es "The War Comes Home: Washington’s Battle Against America’s Veterans” (La guerra llama a nuestra puerta: la lucha de Washington contra los veteranos estadounidenses).