23 de Junio de 2014

La Iglesia Presbiteriana renuncia a invertir en empresas vinculadas a la ocupación israelí de territorio palestino

Escuche/Vea/Lea (en inglés)

En lo que se considera un importante hito en la campaña global para boicotear y desinvertir en Israel por su tratamiento de los palestinos, la Iglesia Presbiteriana (EE.UU.) votó a favor de desinvertir de tres empresas que —afirma— abastecen a Israel de equipamiento para la ocupación de territorio palestino. De acuerdo a la iglesia, las tres empresas —Motorola Solutions, Caterpillar y Hewlett Packard— lucran con la ocupación israelí de territorios palestinos mediante la venta de bulldozers, tecnología para la vigilancia y otros productos similares. La decisión fue aprobada por 310 votos a favor y 303 en contra —una diferencia de siete votos— e hizo que la Iglesia Presbiteriana se convirtiera en el mayor grupo religioso que vota a favor de la desinversión. Nos acompañan dos invitados, la Dra. Nahida Gordon, profesora estadounidense de origen palestino miembro del comité de dirección de la organización Israel/Palestine Mission Network en la Iglesia Presbiteriana (EE.UU.), y la rabina Alissa Wise, directora de organización de Jewish Voice for Peace.

Crédito de la imagen: justforeignpolicy.org

Transcripción

AMY GOODMAN: Pasamos ahora a hablar sobre lo que está siendo considerado como un gran hito de la campaña mundial para boicotear y desinvertir en Israel por su trato a los palestinos. En su convención general en Detroit celebrada el viernes, la Iglesia Presbiteriana de EE.UU. votó a favor de retirar sus inversiones en tres empresas que según ellos suministran a Israel los equipos utilizados en la ocupación de los territorios palestinos. Las empresas son Motorola Solutions, Caterpillar y Hewlett-Packard. El valor del conglomerado empresarial de la Iglesia Presbiteriana en esas empresas es de unos 21 millones de dólares. Según la Iglesia, las empresas se benefician de la ocupación israelí de las tierras palestinas mediante la venta de excavadoras, la tecnología de vigilancia y otros productos similares. La decisión de la Iglesia Presbiteriana de EE.UU. de desinvertir fue aprobada por siete votos, 310 a 303, lo que la convirtió en el grupo religioso más grande en votar por la desinversión. Hace dos años, la asamblea rechazó, por dos votos, una propuesta de desinversión similar. La votación también apoyó la cooperación entre religiones, el derecho de Israel a existir y una solución de dos estados. Para hablar de la importancia de esta votación nos acompañan dos invitados. Desde Cleveland, Ohio, la Doctora Nahida Gordon, profesora emérita en la Universidad de Case Western Reserve. Ella es una palestino-estadounidense nacida en Jerusalén antes de 1948. Presbiteriana, miembro del comité directivo de la Red Misionera de Israel/Palestina en la Iglesia Presbiteriana de EE.UU. Desde San Francisco, nos acompaña la rabina Alissa Wise, directora de la organización "Voz judía por la paz". Su grupo apoyó la decisión de desinversión de la Iglesia Presbiteriana. Les damos a los dos la bienvenida a Democracy Now! Quiero comenzar en Cleveland. Vamos a comenzar con la Dr. Nahida Gordon. Explique qué fue lo que ocurrió. ¿Qué diferenció a esta votación de la anterior, cuando fue derrotada?

NAHIDA GORDON: Creo que, con el tiempo, más gente en la Iglesia Presbiteriana, en particular los comisionados que estaban en la Asamblea General, están empezando a conocer más de lo que realmente está pasando en Cisjordania, en Jerusalén Este y en Gaza. Gracias a las noticias y a las fuentes de información en Internet, están empezando a ver cada vez más lo que está pasando en Palestina y las terribles condiciones en las que están viviendo los palestinos. Y creo que hemos construido eso, entre la última Asamblea General y esta asamblea, por lo que sabemos más, entendemos más. Y tuvimos a algunas personas en las reuniones que dijeron algunas cosas maravillosas para explicar lo que está pasando. Y nos organizamos. Trabajamos muy duro para lograr esta decisión. Y lo hemos conseguido, estamos muy satisfechos de haberlo conseguido.

AMY GOODMAN: ¿Puede hablar de las empresas en las que la Iglesia Presbiteriana dejará de invertir?

NAHIDA GORDON: Si. Creemos que la Iglesia sería cómplice de la ocupación si siguiéramos comprometidos con estas tres empresas. Caterpillar, por ejemplo. La mayoría de la gente ha visto esas grandes excavadoras D9, que tienen armas— tienen ametralladoras, y creo que algunas de ellos están electrificadas— y pueden destruir casas de una sola pasada. Las hemos visto arrancar olivos. El 19 de mayo, utilizaron excavadoras para destruir, creemos, entre 1.500 y 2.000 árboles frutales en la granja de la Carpa de las Naciones. Construyen carreteras en Cisjordania, que son para israelíes solamente. Se han utilizado para construir el muro de separación, que se adentra en Cisjordania, en territorio palestino. Y construyen los asentamientos. Motorola Solutions produce fusibles para las bombas que los israelíes utilizan contra los palestinos. Como usted bien sabe, los israelíes bombardean Gaza casi regularmente. También producen equipos de vigilancia para los asentamientos ilegales. Estos son ilegales según el derecho internacional, y están por toda Cisjordania. Y Hewlett-Packard produce biométricos— entre otras cosas— produce escáneres biométricos, que los israelíes utilizan en los puestos de control, que están en todas partes y dentro de Cisjordania. Algunos de estos están en la frontera entre Israel y Cisjordania, pero la mayoría, la gran mayoría, están en los puestos de control dentro de Cisjordania.

AMY GOODMAN: El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu criticó la decisión de la Iglesia Presbiteriana de desinvertir en empresas de Estados Unidos que operan en los territorios ocupados por Israel. Netanyahu habló en Meet the Press el domingo.

NETANYAHU: Esto debería preocuparle a todas las personas con conciencia y moral, porque es una vergüenza. Vemos lo que está sucediendo en el Medio Oriente— y creo que la mayoría de los estadounidenses entienden esto— ven esta enorme área machada por el odio religioso, por un salvajismo de proporciones inimaginables. Luego se llega a Israel, y se ve una democracia respetuosa con los derechos humanos más básicos , que protege los derechos de las minorías, que protege a los cristianos. Los cristianos son perseguidos en todo Medio Oriente. Por lo tanto, la mayoría de los estadounidenses entienden que Israel es un faro de civilización y moderación.

AMY GOODMAN: Vamos a incluir en la conversación a la Rabina Alissa Wise, directora de la organización "Voz judía por la paz". ¿Puede responder al primer ministro Benjamin Netanyahu?

RABINA ALISSA WISE: Claro. Gracias por invitarme esta mañana. Sabe, me preocupa el enfoque del Primer Ministro Netanyahu sobre lo que es Israel, porque, ciertamente, como el Dr. Nahida Gordon acaba de describir, hay problemas realmente urgentes y críticos en lo que respecta a los derechos humanos que deben abordarse tanto dentro de Cisjordania, en Gaza y en Jerusalén Este, y también hay un tema crítico que es la falta de igualdad de derechos básicos para los ciudadanos palestinos de Israel. Estas son las razones que respaldan este llamado a la desinversión de la Iglesia Presbiteriana y las razones por las que muchos en todo el mundo están llamando a la desinversión como una forma de remediar los abusos contra los derechos humanos que suceden sobre el terreno.

AMY GOODMAN: ¿Y cuál es su papel como rabina al argumentar a favor de esto en la Iglesia Presbiteriana?

RABINA ALISSA WISE: Bueno, acabo de estar la semana pasada en Detroit, en la Asamblea General Presbiteriana. Y parte de mi papel era, fui invitado allí por la Red Misionera de Israel/Palestina y otros amigos dentro de la comunidad presbiteriana para servir como de testigo y como apoyo al proceso de la Iglesia Presbiteriana. Como nos gusta decir en la comunidad judía, "Hágale a dos judíos una pregunta, y obtendrá tres opiniones". Así que, existe una diversidad de opiniones dentro de la comunidad judía en torno a estas cuestiones, en torno a qué hacer con lo que ahora es una ocupación de 47 años, y sobre cómo poner fin a estos abusos contra los derechos humanos de los palestinos. Así que, en parte, fui para ser un fuerte aliado interreligioso y apoyar a nuestros amigos en la Iglesia Presbiteriana, lo que implica interreligiosidad— unas sólidas alianzas interreligiosas implican quedarse en la mesa, incluso en momentos de profundo desacuerdo. Y espero sinceramente que aquellos en la comunidad judía y en otras comunidades que puedan no estar de acuerdo con que esta decisión se queden en la mesa y, no sólo eso, realmente caven profundo para escuchar el mensaje de sus hermanos y hermanas presbiterianas. Una de las cosas más frustrantes que he encontrado en otras personas de la comunidad judía que se oponen a las iniciativas de desinversión es que no tienen una solución práctica y real para ponerle fin a estos abusos contra los derechos humanos. Nunca proponen ideas sobre cómo detener la construcción de asentamientos, o qué detendrá la humillación diaria que sufren los palestinos en los puestos de control, o que va a detener la demolición de los olivos y de las viviendas. Eso nunca está en la conversación en la mesa. Y espero sinceramente que esta acción de los presbiterianos nos empuje a hacernos esas críticas preguntas.

AMY GOODMAN: Quisiera volver sobre las observaciones formuladas por el rabino Rick Jacobs, el presidente de la Union para Reformar el Judaísmo. Él estaba hablando a CNN en respuesta a la votación.

RABINO RICK JACOBS: Represento a la abrumadora mayoría de la comunidad judía estadounidense, literalmente, millones, y todos estamos unidos. No estamos unidos en todo, pero en esto, estamos todo unidos, en que este acto de desinvertir, que es— cualquiera que sea el lenguaje, es una afirmación en apoyo a la BDS global, al boicot, la desinversión y al movimiento de sanciones. El BDS global ya ha dicho que esto es una gran victoria. Este es un acto muy doloroso que le genera a toda la comunidad judía no sólo dolor, sino un sentimiento de traición de la Iglesia Presbiteriana.

AMY GOODMAN: Rabina Alissa Wise, ¿su respuesta?

RABINA ALISSA WISE: Sí, yo en realidad tuve la oportunidad de hablar brevemente con el rabino Jacobs cuando estuve en Detroit. Hablamos sobre este mismo asunto. Creo que debido al intenso amordazamiento que existe dentro de la comunidad judía en torno a estos asuntos— hay restricciones estrictas que hemos visto en el último año, a través del movimiento Open Hillel, estudiantes judíos en campus universitarios que han desafiado lo que son realmente restricciones macartistas sobre la forma en que el debate y el diálogo pueden suceder alrededor de Israel y en los campus universitarios— en realidad no sabemos con exactitud cuántos judíos apoyan esta idea de Israel del bien o el mal, o aquellos que realmente quieren alzar su voz por la justicia y que se sienten silenciados por los policías de la comunidad judía. Más allá de eso, creo que el rabino Jacobs, en la Asamblea General Presbiteriana hizo un esfuerzo de última hora para convencer a los Presbiterianos para que votaran en contra de la desinversión ofreciendo una reunión de última hora con Netanyahu, que, de todas formas, le salió el tiro por la culata, porque fue visto como una manipulación. Y es evidente que, como he dicho antes, no hay consenso en la comunidad judía sobre prácticamente ningún tema, menos sobre este tema. Y creo que le hacen un flaco favor a toda la comunidad judía y, sin duda, a nuestros socios interreligiosos al tergiversar eso.

AMY GOODMAN: ¿Cuántas rabinos firmaron la carta abierta a la Iglesia Presbiteriana, rabina Wise?

RABINA ALISSA WISE: ¿Te refieres a la carta abierta de "Voz Judía por la Paz"?

AMY GOODMAN: Sí.

RABINA ALISSA WISE: O la carta abierta de—

AMY GOODMAN: De la Voz Judía por la Paz.

RABINA ALISSA WISE: No sé el número exacto. La verdad es que no es un juego de números, ¿cierto? Debido a esto, hay muchos rabinos que apoyan estas políticas que simplemente no puede salir a hablar públicamente por temor a perder sus puestos de trabajo. ¿Cierto? Así que creo que lo más importante es que la Voz Judía por la Paz es una organización que es pequeña y en crecimiento y es capaz de crear una especie de espacio para aquellos en la comunidad judía que desean expresar estos valores de esperanza por la igualdad, la justicia y la autodeterminación, para que los palestinos puedan ver la luz y obtener algunos frutos.

AMY GOODMAN: Por último, Dr. Nahida Gordon, ¿hacia dónde va la Iglesia Presbiteriana ahora?

NAHIDA GORDON: Bueno, técnicamente, ahora no vamos a dejar de invertir en estas tres empresas. ¿Y dónde vamos ahora? Tenemos que seguir trabajando por los derechos humanos de los palestinos. Estamos muy preocupados por nuestros socios de Palestina, así como de Israel. Lo que nos gustaría hacer— no estamos en contra del pueblo de Israel. Lo que nos gustaría hacer es ver que el gobierno de Israel comienza a tratar mejor a los palestinos. Queremos ver el fin de la ocupación. Nos gustaría ver que los Palestinos tienen derechos humanos, tienen libertad. Básicamente, eso es todo. Tenemos que ver a los palestinos en libertad.

AMY GOODMAN: Dr. Nahida Gordon, Quiero darles las gracias por estar con nosotros, profesora emérita de la Universidad Case Western Reserve, estadounidense de origen palestino nacida en Jerusalén antes de 1948, miembro del comité directivo de la Red Misionera de Israel/Palestina en la Iglesia Presbiteriana. Y muchas gracias a la rabina Alissa Wise de Voz Judía por la Paz. Esto es todo por hoy. Democracy Now! está contratando a un administrador de sistemas Linux experimentado. Visite democracynow.org/jobs para más información.

Traducido por Camila Osorio, Pablo Medina, editado por Igor Moreno y Democracy Now! en Español

Programas recientes Ver más

Programa completo

Reportajes