24 de Junio de 2014

El agua es un derecho humano: los residentes de Detroit acuden a la ONU por el corte del suministro de agua

Escuche/Vea/Lea (en inglés)

Un grupo de activistas de Detroit han acudido a la ONU en relación a una medida de las autoridades de dicha ciudad de interrumpir el suministro de agua a miles de residentes. El organismo responsable del suministro de agua en Detroit afirman que la mitad de los 323 mil titulares de cuentas están en mora. Dicho organismo inició el corte de suministro a quienes adeuden facturas que superen los 150 dólares o tengan una mora de más de 60 días.
Desde el mes de marzo, hasta tres mil titulares de cuentas han sufrido el corte de agua todas las semanas. El organismo encargado del suministro de agua en Detroit mantiene una deuda estimada en 5.000 millones de dólares y ha sido objeto de negociaciones relativas a su privatización. En su presentación ante la Relatora Especial de Naciones Unidas para el Derecho Humano al Agua Potable y al Saneamiento, los activistas sostienen que Detroit intenta impulsar la privatización del sistema de provisión de agua a expensas de derechos básicos. Hablamos con Mareen Taylor de la Michigan Welfare Rights Organization y con Meera Karunananthan, miembro de la campaña internacional por el agua del Proyecto Blue Planet.

Transcripción

AARON MATÉ: Activistas de Detroit han recurrido a las Naciones Unidas a causa de la política de la ciudad de cortar el agua de miles de residentes. La autoridad del agua de Detroit dice que la mitad de sus 323.000 cuentas son morosas Ha comenzado a cerrar los grifos de aquellos con facturas en deuda por valor de más de 150 dólares, o que llevan 60 días de retraso. Desde marzo, se ha cortado el agua a cerca de 3.000 titulares de cuentas cada semana. La autoridad del agua de Detroit tiene una deuda de unos 5 mil millones de dólares y ha sido objeto de negociaciones sobre la privatización. Activistas se han organizando contra los cierres del agua, diciendo que están dirigidos a las familias más vulnerables de Detroit. Esta es Ann Rall de la Organización de Derechos del Bienestar de Michigan.

ANN RALL: Por qué los padres seis niños de este porche, cuando vinieron a cortarles el agua, tuvieron que correr para tratar de encontrar la manera de pagar sus facturas del agua. Hay otra mujer que está embarazada. Tiene un niño de dos años de edad. Ella tiene una factura en su mano de 400 dólares, y le está rogando al hombre: "no cierre mi agua". Una mujer embarazada con una factura de 400 dólares. Vas a cerrarle el suministro de agua a una mujer con una factura de 400 dólares que está embarazada y tiene un niño de dos años de edad. ¡Debería darles vergüenza!

AMY GOODMAN: Esa fue Ann Rall de la Organización de Derechos de Bienestar de Michigan. En una presentación dirigida al ponente especial de las Naciones Unidas sobre los derechos humanos al agua potable y al saneamiento, los activistas dicen que Detroit está tratando de impulsar una toma de posesión privada de su sistema de agua a expensas de los derechos fundamentales. El grupo Food & Water Watch dijo: "al negarle el servicio de agua a miles de personas, Detroit está violando el derecho humano al agua". La tasa de pobreza en Detroit es de aproximadamente 40 por ciento, y la gente ha visto sus facturas de agua aumentar hasta en un 119 por ciento en la última década. La mayoría de los residentes son afroestadounidenses. Dos tercios de los afectados por los cierres del agua son familias con niños. Mientras tanto, el Departamento de Agua y Alcantarillado de Detroit, o DWSD, ha defendido sus acciones, diciendo que los cierres de agua son necesarios para reducir las deudas del departamento. Este es Greg Eno, el especialista en asuntos públicos de DWSD.

GREG ENO: Estamos tratando de trabajar con la gente de manera más agresiva, pongámoslo de esa manera— para tratar de conseguir que se adhieran a planes de pago o para conseguir que paguen. Y ha funcionado. Hemos aumentado nuestra— hemos reducido un poco nuestra deuda al hacer esto.

AMY GOODMAN: Para más información, vamos a Detroit, Michigan, donde hablamos con Maureen Taylor, la presidenta estatal de la Organización de Derechos de Bienestar de Michigan. En Ottawa, Canadá, hablamos con Meera Karunananthan, una defensora de la campaña internacional del agua para el Proyecto Planeta Azul. Su grupo ha presentado la petición a la Representante Especial de las Naciones Unidas en relación al derecho al agua potable en Detroit. Hemos invitado al director de emergencias de Detroit, Kevyn Orr, a que se una a nosotros en el programa, pero su oficina rechazó nuestra petición. Maureen y Meera, gracias por estar con nosotros. Maureen, cuéntenos lo que está ocurriendo en el terreno. La gente debe estar perpleja tanto en Estados Unidos como en todo el mundo al oír esto. ¿A cuánta gente le están cortando el agua en Detroit cada semana?

MAUREEN TAYLOR: Estamos recibiendo información contradictoria. Y buenos días también para usted. Nos han dicho que es una cifra de entre 3.000 por mes y 3.000 por semana. Es histórico que el Departamento de Aguas y Alcantarillado de Detroit no esté informando a sus residentes. Pero en nuestras oficinas de Michigan Welfare Rights estamos recibiendo entre 30 a 40 llamadas por hora en que la gente nos está diciendo: "yo tampoco tengo una factura del agua, y me temo que me van a cortar el agua" o, "mi agua ya ha sido cortada. ¿Qué pueden hacer para ayudarnos y darnos un poco de información?". Por lo tanto, es escandaloso. Y vivimos en los Grandes Lagos. Y que el agua esté amenazada y que a la gente se le diga que si su factura es de 150 dólares o más, usted está en una lista, una lista de recortes, y tu agua va a ser cortada, en Michigan, es particularmente atroz, porque si hay un hogar que participa en el sistema de bienestar, y en el que el agua se corta con menores de edad dentro del hogar, significa que los servicios de protección pueden entrar y sacar a los niños y ponerlos en una casa de acogida. Y en un hogar de acogida, se puede ganar más dinero como un padre de acogida que como una madre biológica. Es simplemente escandaloso lo que está sucediendo en Detroit. Simplemente escandaloso.

AMY GOODMAN: ¿Y qué pueden hacer las familias si no tienen agua? ¿De dónde pueden sacar el agua potable?

MAUREEN TAYLOR: Bueno, una vez más, vivimos en los Grandes Lagos, por lo que es un ultraje el solo hecho de tener esta discusión, que este tipo de ataque esté pasando. Lo que aconsejamos a la gente es— en primer lugar, obtenemos información sobre cuál es la razón por la que puedes estar retrasado con tu factura del agua. Tenemos varias agencias y organizaciones a las que podemos enviar a la gente para obtener pagos parciales. Tratamos de animar a la gente a establecer planes de pago. Pero el número de personas que están bajo amenaza— y de nuevo, estamos hablando de los obreros de Detroit. Se trata de un ataque orquestado por los bancos y las corporaciones y otras instituciones, en un esfuerzo de tratar de enriquecerse ellos mismos. Y mientras el Departamento del Agua intenta justificar este comportamiento atroz, no teníamos ninguna otra opción. Pero nuestros colegas en Canadá, sugirieron que tal vez deberíamos ir a las Naciones Unidas, fuimos en cuando tuvimos la oportunidad. Y estamos esperando que las Naciones Unidas vengan a Detroit, a echar un vistazo a lo que está pasando aquí y que hagan algún tipo de declaración sobre violaciones de Derechos Humanos. Esto es un ultraje.

AARON MATÉ: Meera Karunananthan, usted está con el Proyecto Planeta Azul. Su grupo fue autor de este informe a las Naciones Unidas ¿Puede hablar de lo que esta declaración, esta apelación, dice?

MEERA KARUNANANTHAN: [Inaudible] las Naciones Unidas verán los hechos, verán lo que está sucediendo en Detroit, y se unirán a nosotros en declarar que esto una violación del derecho humano al agua y al saneamiento. Si escuchas al Departamento de Agua y Alcantarillado de Detroit, podrías pensar que es— ustedes saben, que esto es un caso de personas que no pagan por comprar zapatos deportivos. Pero estamos hablando de los servicios de agua y saneamiento a los cuales la gente de Detroit tiene derecho. Esta es su empresa de agua y saneamiento público. Y así, el nivel de recortes que estamos viendo en Detroit, es absolutamente escandaloso. Es un escándalo y es una violación a los derechos humanos. Y estas no son las medidas que debe tomar la ciudad para abordar el problema de la falta de fondos en los servicios de agua y saneamiento.

NAMY GOODMAN: Meera, cuánto–

MEERA KARUNANANTHAN: Estamos pidiéndole al gobierno de EE.UU., al Congreso, que intervenga, estamos pidiéndole al estado de Michigan que intervenga, porque tanto el gobierno federal como el estatal tienen la obligación de garantizar que se respeten los derechos de las personas en la ciudad de Detroit.

AMY GOODMAN: Meera, ¿cuánto paga la gente por el agua en Detroit en comparación con el resto del país?

MEERA KARUNANANTHAN: Bueno, la media— el promedio nacional es de entre 40 y 50 dólares al mes. En la ciudad de Detroit, es algo así como 75 dólares por familia al mes. De acuerdo con la Organización de Derechos de Bienestar de Michigan, esa cifra en realidad, para una familia de cuatro, es de entre 150 y 200 dólares al mes. Y eso en una ciudad como Detroit es un 20 por ciento—

AMY GOODMAN: ¿Y cuánto pagan las personas—

MEERA KARUNANANTHAN: —del promedio de los ingresos mensuales.

AMY GOODMAN: ¿Cuánto dinero gana la gente en promedio?

MEERA KARUNANANTHAN: Cuando nos fijamos en el número, en la cantidad, el ingreso medio de los hogares en la ciudad de Detroit es algo así como de 25.000 dólares. Comparé nuestra situación aquí, en Ottawa, Canadá, donde el promedio de ingresos de los hogares se sitúa en la media de 90.000 dólares, y tenemos que pagar algo así como 50 dólares al mes por nuestras facturas de agua y alcantarillado. Por lo tanto, las tarifas son exorbitantes e inaccesibles en una ciudad donde las tasas de pobreza son tan altas como lo son en la ciudad de Detroit.

AARON MATÉ: Maureen Taylor, tengo que preguntarle, no ha habido casi ninguna ayuda federal para Detroit. Hubo una medida para dar 300 millones de dólares que ha sido propuesta en la financiación privada y federal. Pero viendo cómo los bancos, cómo las compañías de automóviles consiguieron grandes rescates, y en cambio a Detroit le dejaron sangrando, una ciudad en la que cuatro quintas partes de la población es negra, 80 por ciento afroestadounidenses. ¿Cree que este es un caso de racismo?

MAUREEN TAYLOR: El racismo siempre juega un papel. La gente de color no puede escapar de la sombra de la plantación. Pero nos estamos moviendo con rapidez, sin alejarnos de eso, pero estamos juntando esta cuestión de blanco y negro con el verde. Esto va sobre la codicia. Esto es sobre el hecho de que había alrededor de 1,4 o 1,5 millones de personas que vivían en Detroit, sólo en Detroit. Y aquí era populares el Dodge Main, el Chevrolet Gear y Axle, la Fundición de Huber Avenue, La Asamblea Lynch Road, la Planta Rouge, la gran Planta Rouge, donde el gran y ya fallecido General Baker trabajó durante muchos, muchos años. Y estas fábricas construyeron algo que se llama clase media en todo el país. Justo donde yo vivo en Detroit, 400.000 empleos de manufacturación han desaparecido. Nadie puede asumir esa clase de golpe. ¿Y a dónde se fueron? Se fueron por el camino de la tecnología. Esa es la tecnología que se utilizaba para mejorar la mano de obra, y ahora sustituye la mano de obra. Así que los robots R2-D2 ahora trabajan en estas "fábricas". Estos dinosaurios ya han desaparecido. Y así los empleos bien remunerados se fueron con ellos. Y, por supuesto, está la gente de color– vamos a por ellos primero. Por supuesto, tienes a obreros vamos a por ellos primero. Pero esto es más notorio. Una mujer y un niño viviendo de ayudas de bienestar en Michigan reciben 420 dólares en efectivo, de asistencia, al mes. Eso suma a 5.040 dólares en un año. Esa persona frívola, que apuñala a la gente por detrás, Kevyn Orr, el administrador de emergencias, recibe mil dólares cada hora. Este hombre gana 8.000 dólares en un día; y una familia de dos miembros, recibe 5.040 dólares en un año. Es indignante. Y además, ¿perseguir a personas que han perdido el trabajo, que han perdido sus empleos, que se están quedando en Detroit para tratar de ayudar a reconstruir y repoblar mi ciudad, y luego decir: "lo que vamos a hacer es cerrar tu agua porque no puedes pagar por ella". No vamos a tolerar este desastre.

AMY GOODMAN: Vamos a tener que–

MAUREEN TAYLOR: No vamos a tolerarlo.

AMY GOODMAN: Vamos a tener que dejarlo allí, pero sin duda seguiremos cubriendo este tema crucial. Maureen Taylor, presidente estatal de la Organización de Derechos de Bienestar de Michigan. Meera Karunananthan, activista de la campaña internacional de agua para el Proyecto Planeta Azul.

Traducido por Elia Gran y Camila Osorio. Editado por Igor Moreno y Democracy Now! en Español

Programas recientes Ver más

Programa completo

Titulares