10 de Julio de 2014

¿Espiados por ser musulmanes? Los documentos filtrados por Snowden revelan un sesgo de la vigilancia gubernamental

Intercept-article-01

Escuche/Vea/Lea (en inglés)

Un nuevo informe del periódico digital The Intercept identifica a cinco prominentes musulmanes estadounidenses que fueron espiados por la Agencia de Seguridad Nacional. El artículo cita un documento de la NSA, filtrado por Edward Snowden, que contiene cerca de 7.500 direcciones de correo electrónico vigiladas entre 2002 y 2008. Entre ellas hay direcciones que, al parecer, pertenecen a extranjeros sospechosos para el gobierno de tener vínculos con al-Qaeda, así como personas estadounidenses acusadas de actividad terrorista. Además, incluye las direcciones electrónicas de un ex funcionario republicano con una candidatura política, un profesor de la Universidad Rutgers y el jefe de la organización musulmana de defensa de los derechos civiles más grande de Estados Unidos. Hablamos con el periodista ganador del Premio Pulitzer Glenn Greenwald, que escribió la primicia para The Intercept basándose en los documentos filtrados por Snowden. "Lo único que realmente tenían en común estas personas era ser musulmanes estadounidenses políticamente activos", dice Greenwald. "Y eso, según los servicios de inteligencia, parece ser motivo suficiente para considerar sospechosa a una persona". También nos acompañan dos de las personas que Greenwald nombra en su artículo: Asim Ghafoor, un prominente abogado de derechos civiles que ha trabajado en casos vinculados al terrorismo; y Faisal Gill, abogado y ex asesor político de alto rango del Departamento de Seguridad Nacional. Respondiendo a la pregunta de qué debería hacerse ante estas revelaciones, Gill sostiene que el Congreso debería intervenir y ejercer su autoridad, regulando la forma en que el tribunal FISA aprueba las tareas de vigilancia. "En nuestros casos no creo que haya habido ningún motivo fundado ... o sea que es necesario revisar el sistema en su totalidad", dice Gill. "Lo que ocurre es que cuando marcas a alguien así, con una brocha gorda, esa persona queda manchada de por vida. Nadie quiere un abogado que el gobierno sospecha que está involucrado en este tipo de actividades".

Programas recientes Ver más

Programa completo

Titulares