Hello! You are part of a community of millions who seek out Democracy Now! each month for ad-free daily news you can trust. Maybe you come for our daily headlines. Maybe you come for our in-depth stories that expose corporate and government abuses of power and lift up the voices of ordinary people working to make change in extraordinary times. We produce all of this news at a fraction of the budget of a commercial news operation. We do this without ads, government funding or corporate sponsorship. How? This model of news depends on support from viewers and listeners like you. Today, less than 1% of our visitors support Democracy Now! with a donation each year. If even 3% of our website visitors donated just $10 per month, we could cover our basic operating expenses for a year. Pretty amazing right? If you visit us daily or weekly or even just once a month, now is a great time to make a monthly contribution.

Your Donation: $

14 de Julio de 2014

Cecily McMillan, activista de OWS liberada, habla de la grave situación de las mujeres en la cárcel

2014-0714_mcmillan

Escuche/Vea/Lea (en inglés)

El 2 de julio, la activista del movimiento Occupy Wall Street Cecily McMillan fue trasladada a Queens, Nueva York, donde la dejaron al costado de la ruta, con una tarjeta MetroCard de transporte, luego de haber estado casi dos meses en la cárcel de Rikers. La condena de McMillan por supuesto ataque a un policía fue la más severa que se aplicara a cualquiera de los miles de los manifestantes de Occupy Wall Street detenidos durante el curso del movimiento. McMillan fue detenida el marzo de 2012 en momentos en que los manifestantes trataban de volver a ocupar el parque Zuccotti, seis meses después del inicio del movimiento Occupy Wall Street. McMillan afirma que cuando sintió que alguien la agarraba desde atrás de uno de sus senos y al darse vuelta de manera instintiva golpeó a su acosador, que resultó ser el agente de policía Grantley Bovell. Nueve de los doce miembros del jurado que condenaron a McMillan de ataque en segundo grado le pidieron al juez clemencia, al decir que consideraban que la mujer no debía ir a la cárcel. McMillan estuvo cincuenta nueve días en la cárcel y ahora se ha hecho defensora de las mujeres que conoció detrás de las rejas, a muchas de las cuales se les niega atención médica adecuada. “Tu cuerpo ya no te pertenece”, afirma en relación a la vida tras las rejas.