Hello! You are part of a community of millions who seek out Democracy Now! each month for ad-free daily news you can trust. Maybe you come for our daily headlines. Maybe you come for our in-depth stories that expose corporate and government abuses of power and lift up the voices of ordinary people working to make change in extraordinary times. We produce all of this news at a fraction of the budget of a commercial news operation. We do this without ads, government funding or corporate sponsorship. How? This model of news depends on support from viewers and listeners like you. Today, less than 1% of our visitors support Democracy Now! with a donation each year. If even 3% of our website visitors donated just $10 per month, we could cover our basic operating expenses for a year. Pretty amazing right? If you visit us daily or weekly or even just once a month, now is a great time to make a monthly contribution.

Your Donation: $

23 de Enero de 2008 < Entrada Previa | Próxima Entrada >

La Guerra Invisible

23 de Enero de 2008 — Se trata del conflicto más letal desde la Segunda Guerra Mundial. Más de 5 millones de personas han muerto en la pasada década, y aún así pasa virtualmente desapercibido y no se informa acerca de éste en Estados Unidos. El conflicto se localiza en la República Democrática del Congo, en África Central.

Por Amy Goodman

Se trata del conflicto más letal desde la Segunda Guerra Mundial. Más de 5 millones de personas han muerto en la pasada década, y aún así pasa virtualmente desapercibido y no se informa acerca de éste en Estados Unidos. El conflicto se localiza en la República Democrática del Congo, en África Central. En el centro del conflicto se encuentran los recursos naturales del Congo y las corporaciones multinacionales que los explotan. Las perspectivas para la paz han mejorado ligeramente: un acuerdo de paz acaba de ser firmado en las provincias de Kivu, en la zona oriental del país. Pero sin un amplio proceso de reconciliación y verdad para todo el país y una renegociación de todos los contratos mineros, con toda seguridad el sufrimiento continuará.

En su último informe sobre mortalidad en el Congo, el Comité Internacional de Rescate (IRC, por sus siglas en inglés) descubrió que una sorprendente cifra de 5,4 millones de “exceso de mortalidad” ha tenido lugar en el Congo desde 1998. Se trata de muertes que sobrepasan la cantidad de muertes que normalmente ocurrirían. En otras palabras, una pérdida de vidas de proporciones equivalentes a la del 11-S ocurre cada dos días, en un país cuya población es la sexta parte de la de los Estados Unidos.

Consideremos un poco de historia: tras apoyar a los aliados en la Segunda Guerra Mundial, Congo obtuvo su independencia y en 1960 eligió a Patrice Lumumba, un pan-africanista progresista, como Primer Ministro. Lumumba fue asesinado poco después en el marco de una conspiración que involucraba a la CIA. EE.UU. instaló en el poder y proporcionó apoyo a Mobutu Sese Seko, que gobernó de forma tiránica durante más de 30 años, y saqueó el país. Desde su muerte, el Congo ha sido testigo de la guerra, provocada por invasiones de los vecinos Ruanda y Uganda, desde 1996 hasta 2002, y de un conflicto que aúncontinúa desde entonces.

Un aspecto particularmente horripilante del conflicto es la violencia sexual masiva que se emplea como arma de guerra. La activista de derechos humanos congoleña Christine Schuler Deschryver me contó sobre los cientos de miles de mujeres y niñas víctimas de violaciones:

“Ya no hablamos de violaciones normales. Hablamos de terrorismo sexual, porque son destruidas... no puedes imaginarte lo que está ocurriendo en el Congo. Hablamos de cirugía innovadora para recomponer a las mujeres, porque están completamente destruidas”. Christine me estaba describiendo el daño físico infligido a las mujeres, y a las niñas, una de ellas, según me contaba, de tan sólo 10 meses de edad, mediante actos de violación que involucran la inserción de palos, armas y plástico derretido. Deschryver se encontraba en EE.UU. como invitada de V-Day, la campaña de Eve Ensler para acabar con la violencia contra las mujeres, en un intento para generar una conciencia pública sobre este genocidio y apoyar al Hospital Panzi en Bukavu, ciudad natal de Deschryver.

Maurice Carney es director ejecutivo de Friends of the Congo (Amigos del Congo), en Washington, D.C.: “Dos tipos de violaciones, básicamente, se están dando en el Congo: uno es la violación de mujeres y niñas, y el otro es la violación de la tierra, de los recursos naturales. El Congo tiene una enorme cantidad de recursos naturales: el 30 por ciento del cobalto de todo el planeta, el 10 por ciento del cobre del mundo, y el 80 por ciento de las reservas mundiales de coltan. Hay que observar la influencia que tienen las corporaciones en todo lo que ocurre en el Congo”.

Entre las compañías a las que Maurice Carney culpa por alimentar la violencia se halla OM Group, con sede en Cleveland, el principal productor mundial de productos químicos complejos a base de cobalto y uno de los principales proveedores de productos químicos especializados a base de níquel. También incluye en esa lista al gigante de la industria química Cabot Corp., con sede en Boston. Cabot produce coltan, también conocido como tantalita, una sustancia difícil de extraer y componente crucial de los circuitos electrónicos, que se usan en todos los teléfonos móviles y otros productos electrónicos de consumo. Se considera que la demanda masiva de coltan fue responsable de desatar la Segunda Guerra del Congo, que duró de 1998 a 2002. Uno de los ex presidentes de Cabot es ni más ni menos que el actual Secretario de Energía de la administración Bush, Samuel Bodman. Freeport-McMoRan, con sede en Phoenix, que asumió la explotación de la enorme concesión minera que la compañía Phelps Dodge tiene en el Congo, también forma parte del juego.

La Organización de las Naciones Unidas ha emitido varios informes que critican muy duramente la explotación ilegal de parte de las corporaciones de los minerales del Congo. Una revisión de más de 60 contratos mineros realizada por el gobierno del Congo exige su renegociación o su cancelación directa. Según Carney: “El ochenta por ciento de la población vive con 30 centavos de dólar al día o menos, cuando hay miles de millones de dólares que salen por la puerta de atrás y terminan en los bolsillos de las compañías mineras”. Una pregunta importante para los que estamos en EE.UU. es: ¿Cómo pueden morir casi 6 millones de personas en un país en menos de una década a causa de la guerra y las enfermedades asociadas, y que esto ocurre virtualmente desapercibido?


Amy Goodman es la presentadora de Democracy Now! (www.democracynow.org/es), noticiero internacional
diario emitido por más de 700 emisoras de radio y TV en Estados Unidos y el mundo.
© 2008 Amy Goodman
Inglés: http://www.truthdig.com/report/item/20080123_the_invisible_war/
traducido por: Ángel Domínguez y Democracy Now! en español, spanish@democracynow.org

< Entrada Previa | Próxima Entrada >

Programas recientes Ver más