Hello! You are part of a community of millions who seek out Democracy Now! each month for ad-free daily news you can trust. Maybe you come for our daily headlines. Maybe you come for our in-depth stories that expose corporate and government abuses of power and lift up the voices of ordinary people working to make change in extraordinary times. We produce all of this news at a fraction of the budget of a commercial news operation. We do this without ads, government funding or corporate sponsorship. How? This model of news depends on support from viewers and listeners like you. Today, less than 1% of our visitors support Democracy Now! with a donation each year. If even 3% of our website visitors donated just $10 per month, we could cover our basic operating expenses for a year. Pretty amazing right? If you visit us daily or weekly or even just once a month, now is a great time to make a monthly contribution.

Your Donation: $

3 de Noviembre de 2008 < Entrada Previa | Próxima Entrada >

Barack Obama acepta el apoyo de Colin Powell a pesar del papel desempeñado por el ex General a la hora de justificar la guerra de Irak

Mientras el apoyo de Powell a Obama está siendo tratado como una gran noticia, se ha minimizado el papel crucial que Powel tuvo en las fechas previas a la invasión de Irak, especialmente su discurso de febrero de 2003 ante las Naciones Unidas, en el que expuso las razones para lanzar la guerra contra Irak.

Powellendorseweb

Barack Obama acepta el apoyo de Colin Powell a pesar del papel desempeñado por el ex General a la hora de justificar la guerra de Irak

21 de Octubre del 2008

Traducido por: Fernando Gómez Herrero.

Mientras el apoyo de Powell a Obama está siendo tratado como una gran noticia, se ha minimizado el papel crucial que Powel tuvo en las fechas previas a la invasión de Irak, especialmente su discurso de febrero de 2003 ante las Naciones Unidas, en el que expuso las razones para lanzar la guerra contra Irak. Presentamos un debate sobre lo que este apoyo significa para el movimiento contra la guerra y para los progresistas de todo el país. Hablamos con David Sirota y Glen Ford.

Invitados:

David Sirota, columnista sindicado en el ámbito nacional y miembro de la Campaign for America’s Future [Campaña por el futuro de los EEUU]. Su último libro es Uprising: An unauthorized Tour of the Populist Revolt Scaring Wall Street and Washington [Alzamiento: un Tour no autorizado sobre la revuelta popular y los sustos de Wall Street y Washington]. El apoya a Barack Obama pero es crítico respecto al apoyo de Powell.

Glen Ford, periodista veterano y redactor principal de BlackAgendaReport.com, una publicación semanal africano-estadounidense de pensamiento y práctica políticos.

Amy Goodman: Vamos a hablar del apoyo más comentado de toda la campaña electoral. El domingo, el ex Secretario de Estado Colin Powell expresó su apoyo al candidato presidencial demócrata, Barack Obama. El general retirado de cuatro estrellas, que desempeñó funciones en los dos últimos gobiernos de Bush, realizó el anuncio programa Meet the Press de NBC.

Colin Powell: Entonces, cuando miro todo esto y recuerdo mi carrera en el Ejército, [diría que] tenemos aquí a dos individuos, cualquiera de los dos podría ser un buen presidente, sin embargo, ¿cuál es el presidente que necesitamos ahora? ¿Cuál es el individuo idóneo que puede servir mejor a las necesidades del país para el próximo período? Y he llegado a la conclusión de que, debido a su capacidad de inspirar, por la naturaleza inclusiva de su campaña electoral, porque está llegando a todo Estados Unidos, por ser quién es y por sus capacidades retóricas, y tenemos que tener en cuenta, además de la sustancia —porque tiene tanto estilo como sustancia—, que también ha logrado el estándar para ser un presidente exitoso, para ser un presidente excepcional. Creo que se trata de una figura de transformación, que pertenece a una nueva generación que llega al mundial, al escenario de Estados Unidos, y por esta razón votaré al senador Barack Obama.

Amy Goodman: La expresión de apoyo de Powell al Senador Obama es la última de una serie de deserciones de miembros del Partido Republicano en la presente campaña electoral. El domingo, Obama dijo que Powell tendría un papel como “uno de sus asesores.” La blogosfera está llena de elogios por este apoyo de Powell. Muchos se encuentran entusiasmados por sus comentarios sobre las acusaciones en torno a la fé religiosa de Obama.

Colin Powell: También me preocupa, no lo que dice el senador McCain, sino lo que dicen los miembros del partido, y que se permita decir cosas del estilo de “Bueno, ya saben que el Sr. Obama es musulmán.” Y bueno, la respuesta correcta es que no es musulmán, es cristiano. Siempre ha sido cristiano. Pero, la verdadera respuesta correcta es, “¿y qué si lo es?” ¿Hay algo malo con ser musulmán en este país? La respuesta es no, eso no es Estados Unidos. ¿Hay algo de malo en que un niño o niña musulmán-estadounidense de siete años piense que puede llegar a ser presidente?” Sin embargo, he oído a altos miembros de mi partido dejar caer esa sugerencia: “Es un musulmán y podría llegar a ser asociado con terroristas.” Esta no es la forma en que deberíamos hacerlo en Estados Unidos.

Me tomo esto muy en serio por una ilustración que vi en una revista. Se trataba de un ensayo fotográfico sobre los soldados que están haciendo su servicio en Iraq y en Afganistán. Y una de las fotografías que estaba al final del ensayo fotográfico era de una madre en el Cementerio de Arlington que tenía la cabeza sobre la tumba de su hijo. Y, según el enfoque de la foto, se podía ver lo que estaba escrito en la lápida, y que tenía las dos medallas –el Corazón Púrpura y la Estrella de Bronce— que daban cuenta de que había muerto en Iraq, y las fechas de su nacimiento y de su muerte. Tenía veinte años. Y ahí, en la lápida no había ni una cruz cristiana ni la estrella de David, sino la luna en cuarto creciente y la estrella representativas de la fé islámica. Y su nombre era Kareem Rashad Sultan Khan y era un soldado estadounidense que había nacido en New Jersey y que el 11 de Septiembre tendía catorce años. Y esperó a tener la edad apropiada para alistarse en el ejército y dar su vida. Es tiempo de que dejemos de polarizar nuestra sociedad de la manera en que lo hacemos.

Amy Goodman: Estas declaraciones del ex Secretario de Estado Colin Powell se emitieron en Meet the Press en NBC. Bien, Mientras el apoyo de Powell a Obama está siendo tratado como una gran noticia, se ha minimizado el papel crucial que Powel tuvo en las fechas previas a la invasión de Irak, especialmente su discurso de febrero de 2003 ante las Naciones Unidas, en el que expuso las razones para lanzar la guerra contra Irak. Presentamos un debate sobre lo que este apoyo significa para el movimiento contra la guerra y para los progresistas de todo el país.

Contamos con la presencia de David Sirota, columnista de difusión nacional y miembro de la Campaign for America’s Future (Campaña para el futuro de EEUU). Su último libro es Uprising: An unauthorized Tour of the Populist Revolt Scaring Wall Street and Washington [La revuelta: un recorrido no autorizado sobre la revuelta popular que asusta a Wall Street y a Washington]. Se une a nosotros desde los estudios de Free Speech TV en Denver, Colorado.

Y aquí, en Nueva York, contamos con al presencia de Glen Ford, un veterano periodista que ha sido muy crítico de las posturas políticas de Obama. Ford es el Editor Ejecutivo de BlackAgendaReport.com, una publicación semanal africano-estadounidense de pensamiento y acción política.

Bienvenidos ambos a Democracy Now! Empecemos contigo, David, ¿qué comentarios tienes sobre este apoyo por parte del ex Secretario de Estado, el General Powell, a Obama?

David Sirota: Bueno, creo que es algo bueno a corto plazo para Barack Obama. Es decir, es algo que lo ayuda a presentarse como alguien que tiene alrededor a gente “con experiencia”, supongo. Sin embargo, lo que me preocupa es, como tú comentaste, que no estamos preguntándonos qué es lo que hace que Colin Powell sea un voz supuestamente creíble en cuanto a política exterior. Podría decirse que Powell dio ante las Naciones Unidas el discurso más destructivo en la historia de la diplomacia estadounidense. Y no estamos realmente hablando mucho de esto. Colin Powell no se arrepintió de esto ni de su participación en el proceso que nos llevó a la guerra.

Y lo que más me inquieta no es tanto que Powell apoye a Obama –Obama no puede evitar esto— sino que Obama haya respondido diciendo que Powell tendrá un papel importante en su administración. Y es entonces que nos tenemos que preguntar, ¿qué quiere decir esto al respecto de las promesas de Obama de terminar con la guerra pronto? No creo que diga algo necesariamente bueno tener cerca a alguien que colaboró en llevarnos ala guerra, que mintió para llevarnos a la guerra y que permanece sin arrepentirse de eso hasta el día de hoy.

Amy Goodman: ¿Glen Ford?

Glen Ford: Sí. Algunos parecen pensar que Powell y Obama son una pareja un tanto peculiar. De hecho, son bien compatibles. Tenemos que recordar que se hablaba de Colin Powell como de la nueva cara antes de que ninguno de nosotros hubiera ni siquiera oído mencionar el nombre de Barack Obama. Se suponía que Powell iba a ser la bocanada de aire fresco, el hombre negro en el gobierno que era razonable y que mostraba un respeto y una decencia por las opiniones del resto de la humanidad. De hecho, mostró su verdaderos colores, como ha comentado David, en febrero del 2003. Ahí demostró que sólo era otra versión del matón estadounidense. Su discurso en las Naciones Unidas fue, de hecho, “la” declaración de guerra, que comenzó seis semanas después. Barack Obama promete continuar con la guerra y, de algún modo, hacer de esta guerra una empresa bélica responsable, en lugar de la aberración que es en la actualidad, [y Obama habla] incluso de abrir nuevos frentes de guerra.

Amy Goodman: Una diferencia que veo yo entre ambos es que David Sirota ve el problema en que el General y ex Secretario de Estado Powell’ pueda atraer a Obama hacia sí; mientras que Glen Ford ve todo esto como algo más emblematicó de lo Barack Obama realmente representa.

Glen Ford: Sí. Yo no veo ninguna contradicción de ningún tipo y lo que digo ahora no es una mirada retrospectiva que contradiga al Obama de hoy en día, quién habla de una presencia responsable de las fuerzas armadas estadounidenses y subraya que no hay fecha de salida de Irak para las tropas. Todo eso de que no habrá tropas de combate desmiente claramente la doctrina estadounidense convencional respecto a las fuerzas de protección, lo que se llama “tropas de no combate,” que establece que hay que tener fuerzas estadounidenses que protejan a las fuerzas de no combate y que por supuesto también protejan la enorme Zona Verde. Entonces, todo esto es una burla. Es una farsa. Según Barack Obama, habrá tropas estadounidenses [en tierras iraquíes] en el futuro discernible.

Amy Goodman: David Sirota, ¿crees…?

David Sirota: Sin embargo…

Amy Goodman: Sí, adelante.

David Sirota: Sí, si bien es cierto que Barack Obama ha votado por algunas fechas tentativas para la retirada de las tropas, dando por sentado que este tipo de voto no le compromete con nada. Mi temor o preocupación es el siguiente, que Barack Obama ha tenido ya varios comportamientos con respeto a la guerra. Habló elocuentemente contra ella cuando fue conveniente desde el punto de vista político, que fue cuando competía en las elecciones primarias demócratas para el Senado de los EEUU. Y después cuando ya había llegado al Senado, él se mantuvo prácticamente en silencio con respecto a la guerra. Y más tarde, durante los preparativos para la campaña presidencial, durante las elecciones primarias demócratas dio su respaldo a una serie de propuestas de fechas para la retirada de las tropas. Y lo que dice ahora, durante la elección general presidencial, es que Colin Powell, el mismo que nos metió en esta guerra, y el mismo que mintió para meternos en ella, va a ser uno de sus asesores más importantes.

Entonces, lo que tenemos es un panorama bastante disperso. No queda completamente claro que es lo que Barack Obama va a hacer. Es muy difícil tomar su palabra por sentada, porque ha adoptado posiciones muy diferentes. Yo quisiera pensar lo mejor. Yo quisiera pensar que él esta de verdad comprometido con sacarnos de la guerra, pero ¿qué podemos decir de su sagacidad en política internacional cuando simultaneamente nos está diciendo que él quiere que nos salgamos de la guerra, pero uno de sus asesores más cercanos será la persona que nos metió en la guerra?

Amy Goodman: David Sirota, ¿crees que debería haber aceptado Obama el apoyo de Powell?

David Sirota: Bueno, no creo que haya debido rechazar el apoyo. Es decir, no se puede controlar quién te apoya y quien no. Y esta es una situación de bajada resbaladiza. ¿A quién rechazas y a quién no? No creo que la cuestión sea que Colin Powell apoye a Obama. Creo que Powell tiene en cuenta sus propios intereses. Powell hace declaraciones públicas para beneficio de Powell. Quiere estar cerca del poder. Ve que Obama puede ganar [y se acerca a él]. La cuestión principal es, ¿a quién va a tener en cuenta, en quién va a confiar Obama para su política internacional después de las elecciones? Y creo que lo que ya estamos viendo, y lo estamos viendo en los mismos medios de comunicación, es que los críticos primeros de la guerra están siendo eliminados de la discusión política y de la narrativa política de este país. Y creo que las declaraciones de Obama de que Powell va a ser un asesor importante en la Casa Blanca anticipa una administración que va a eliminar de sus filas las voces críticas anti-bélicas.

Amy Goodman: ¿Glen Ford?

Glen Ford: Barack Obama ya iba en la dirección equivocada antes de que Colin Powell hiciera estas declaraciones. No creo que éstas tengan tanta influencia en relación a la dirección ya intuida. Ya en Octubre del 2002, [Barack Obama] se abstuvo de calificar la guerra de delito [“crime” en el original en inglés]. Y la llegó a llamar algo así como “un gran error.” Dijo que no se oponía en sí a las empresas bélicas, sino sólo a las guerras estúpidas y apresuradas. Por lo que tenemos que suponer que piensa transformar la presencia estadounidense en Iraq en algo que no es estúpido, sino en algo responsable, según sus mismas palabras. Esto no es un camino a la paz. Y sus declaraciones sobre Pakistán que han resultado tremendamente polémicas y de las que todavía no se retractado anticipan
la apertura de un segundo frente en lo que van a ser dos guerras.

Amy Goodman: Glen Ford, ¿a quién piensas votar en Noviembre?

Glen Ford: Votaré por Cynthia McKinney, por supuesto. La auténtica candidata pacifista.

Amy Goodman: Y tú, David Sirota, ¿por quién votarás?

David Sirota: Ya he votado y lo he hecho por Barack Obama.

Amy Goodman: Sólo me resta agradecer la presencia de ambos. Glen Ford, periodista veterano y redactor principal de BlackAgendaReport.com, una publicación semanal africano-estadounidense de pensamiento y práctica políticos. Desde los estudios de Free Speech TV en Denver en Colorado, David Sirota, columnista sindicado en el ámbito nacional y miembro de la Campaign for America’s Future [Campaña para el futuro de los EEUU]. Su último libro es Uprising: An unauthorized Tour of the Populist Revolt Scaring Wall Street and Washington [Alzamiento: un Tour no autorizado sobre la revuelta popular y los sustos de Wall Street y Washington].

< Entrada Previa | Próxima Entrada >

Programas recientes Ver más

Programa completo

Reportajes

Titulares