24 de Junio de 2008 < Entrada Previa | Próxima Entrada >

Tariq Ali habla sobre Hugo Chávez, el eje de la esperanza y su nuevo libro “Piratas del Caribe”

Hoy nos acompaña en el estudio Tariq Ali. Autor de numerosos libros, el más reciente “Piratas del Caribe: El eje de la esperanza” (Pirates of the Caribbean: Axis of Hope).

Tariqali

17 de Octubre de 2006

Tariq Ali habla sobre Hugo Chávez, el eje de la esperanza y su nuevo libro “Piratas del Caribe”

Por: Amy Goodman
Traducido del inglés para Rebelión y Tlaxcala por Chelo Ramos

DN!: Hoy nos acompaña en el estudio Tariq Ali. Autor de numerosos libros, el más reciente “Piratas del Caribe: El eje de la esperanza” (Pirates of the Caribbean: Axis of Hope).

AMY GOODMAN: Hoy está conmigo en el estudio Tariq Ali, a quien damos las gracias por acompañarnos.

TARIQ ALI: Me siento muy contento de estar aquí, Amy.

AMY GOODMAN: ¿Estás siguiendo la votación en las Naciones Unidas?

TARIQ ALI: Si, la estoy siguiendo muy de cerca, y sé que Estados Unidos está tratando de torcerle el brazo incluso a países muy pequeños, que no pueden resistir la presión. El hecho de que Estados Unidos se tome tan en serio esta votación relativa a América Latina, demuestra cuánto le temen a Hugo Chávez, pues de lo contrario ésta habría sido una votación rutinaria. No les importaría qué país de América Latina ocupara el puesto en el Consejo de Seguridad, pues no tendrá derecho a veto. Lo que temen es que los venezolanos usen el Consejo de Seguridad como una plataforma para dar a conocer una visión alternativa, y vivimos en un mundo donde no se permiten las visiones alternativas.

AMY GOODMAN: Entonces, ¿qué crees que va a pasar en las Naciones Unidas?

TARIQ ALI: Bueno, creo que los venezolanos no van a obtener el puesto. Creo que probablemente Estados Unidos logrará su objetivo y Guatemala, país que tiene uno de los peores historiales en derechos humanos de América Latina, va a ser el representante de la región en el Consejo de Seguridad, aunque la mayoría de los países latinoamericanos prefiera a Venezuela. La mayoría de los latinoamericanos están votando por Venezuela, pero Usamérica quiere a Guatemala, porque no van a tolerar la presencia de Venezuela en el Consejo de Seguridad.

AMY GOODMAN: Estamos conversando con Tariq Ali. Tu libro anterior se refería a Iraq. ¿Podrías decirnos de qué forma se relaciona Iraq con América Latina?

TARIQ ALI: Bien, Amy, todos escribimos acerca de Iraq. Hablamos de Iraq. La situación es muy deprimente, como pudimos ver en algunas de las imágenes de tu programa de hoy. Y como he estado viajando a América Latina con mucha frecuencia, pensé que necesitábamos un libro que permitiese ver algo de lo que es posible en este mundo, en vista de que tanta gente se siente abrumada por los constantes informes sobre violencia en el mundo árabe. Y aquí tenemos esta parte del mundo donde la única violencia es la que los que son apoyados por Estados Unidos ejercen contra los movimientos populares, y Chávez y Evo Morales ganan elecciones democráticas y realmente le dan al pueblo lo que le prometieron en sus campañas.

Entonces, llamar al libro “Piratas del Caribe”, fue, por supuesto, una ironía, pero “El eje de la esperanza” es la parte más importante de este libro, la que muestra que es posible despertar al mundo del sueño neoliberal en el que está sumergido y que los líderes de América Latina tienen una visión social que le ofrece al mundo una cierta esperanza en estos momentos, cuando actualmente en Medio Oriente hay tres ocupaciones y batallas y luchas constantes, y resistencia y violencia.

AMY GOODMAN: Haciendo referencia al intento de golpe de estado en Venezuela, me gustaría que veamos una parte de una película. El 11 de abril de 2002, el presidente Hugo Chávez fue derrocado por una coalición de altos militares y empresarios. Pero el intento de golpe fracasó y Chávez regresó al poder dos días después.

Dos cineastas irlandesas, Kim Bartley y Donnacha O’Briain, se encontraban casualmente en el palacio presidencial de Venezuela cuando Hugo Chávez fue derrocado y también cuando regresó al poder, y grabaron lo ocurrido en un excelente documental llamado “La Revolución no será transmitida”. Estas son algunas imágenes de ese documental. Comenzamos con la respuesta del vocero de la Casa Blanca, Ari Fleischer, ante el golpe:

ARI FLEISCHER: Permítanme compartir con ustedes las ideas del gobierno sobre lo que está pasando en Venezuela. [...] Sabemos que la acción tomada por el gobierno de Chávez provocó esta crisis. [...] el gobierno de Chávez reprimió manifestaciones pacíficas. [...] dispararon a manifestantes desarmados y pacíficos, causando 10 muertos y 100 heridos. [...] Esto es lo que sucedió, [...] y como consecuencia se ha establecido un gobierno de transición.

NARRADOR: Aunque los medios venezolanos no estaban transmitiendo nada de lo que estaba sucediendo en el país, miembros del gobierno de Chávez lograron comunicarse con medio extranjeros para informarle vía cable al pueblo venezolano que el presidente Chávez no había renunciado y que lo tenían secuestrado. Muy pronto, comenzó a correrse la voz. Desde que se lo habían llevado preso dos días antes no se sabía nada del presidente Chávez.

Esa mañana en Caracas el ambiente era electrizante. A pesar de la represión policial, la gente había decidido marchar hacia el Palacio. Con el Palacio rodeado de gente, la Guardia de Honor leal al presidente constitucional del país decidió actuar. A espaldas de Carmona y con los escoltas leales al presidente Chávez, estaban planificando la retoma del Palacio. El plan era rodear el Palacio para que pareciera un plan de defensa debido a la cantidad de gente fuera. Una vez reforzados sus puestos, dieron la señal y se tomó el Palacio. Algunos miembros del gobierno de facto fueron capturados, pero Carmona y los generales lograron escapar. Mientras los guardias aseguraban el Palacio, los ministros del legítimo gobierno habían sido avisados y empezaron a llegar para tratar de restablecer el gabinete legítimo.

AMY GOODMAN: “La Revolución no será transmitida”, el documental filmado en el Palacio presidencial durante el intento de golpe. Tariq Ali, ¿qué puedes decirnos al respecto?

TARIQ ALI: Bueno, yo estuve allí un año después, Amy, cuando estaban celebrando la victoria y la derrota del golpe, y asistí al estreno de esa película en Caracas, junto con 10.000 habitantes de esa ciudad que se emocionaban al verla. Y, por supuesto, lo que la película muestra es el apoyo popular a Chávez, tanto de los sectores más pobres de la comunidad como de los soldados que hicieron imposible que Estados Unidos y la oligarquía venezolana consumaran el golpe. Esta, por supuesto, ha sido la gran, enorme, fortaleza de Chávez en ese país. Ha ganado cinco elecciones seguidas y probablemente ganará también la próxima con una gran mayoría.

Lo que no parece entender la clase gobernante de EE.UU. y sus mercenarios de los medios, es que hoy en día existen en el mundo líderes políticos que son muy populares porque le han dado al pueblo lo que le prometieron. Y en el resto del mundo los políticos están tan aislados y alienados del pueblo, que la gente ya no espera nada de ellos. Creo que esto explica la popularidad de Chávez. Además, en ese mundo no se permite usar el dinero del petróleo para invertir enormes sumas en salud, en educación, en la construcción de viviendas para los pobres, de universidades gratuitas para los pobres. Chávez lo hace y, al mismo tiempo, desafía la política exterior de EE.UU.

AMY GOODMAN: Pero hay quienes dicen que es cada vez más autoritario.

TARIQ ALI: Han estado diciendo eso desde que ganó la primera elección. Si es cada vez más autoritario, ¿cómo es posible que ningún canal de televisión o periódico privado —que lo agreden todos los días— haya sido tocado? Quiero decir, Amy, no me imagino a ningún país occidental, a este país o a Gran Bretaña, donde la gran mayoría de los medios estuviesen en contra del gobierno, lo atacasen, lo calumniasen, y el gobierno no hiciera nada. Me parece absurdo decir que es autoritario. Algunas de las críticas que los bolivarianos le hacen a Chávez es, precisamente, que no es suficientemente duro con la oposición. Exactamente lo contrario.

AMY GOODMAN: ¿Y el significado de su discurso ante las Naciones Unidas?

TARIQ ALI: Fue un discurso histórico. No se mostraron todas las imágenes, pero en otras partes del mundo sí se mostraron y pudo verse a la mayoría de los delegados aplaudiéndolo. Fue como un soplo de aire fresco. Desenmascaró la política exterior del
gobierno de Bush. Después, mucha gente del mundo árabe y de otras partes del mundo se le acercó y le dijo “Dijiste algo que nosotros no podemos decir porque tenemos miedo”. Por eso lo apoyan.

En mi opinión se excedió un poco. No estoy de acuerdo con atacar a Bush personalmente, en términos personales. No tiene importancia si es alcohólico u otra cosa. Pero pienso que los ataques del gobierno de Bush a Chávez han sido tan fuertes, han tratado de librarse de él, han mentido acerca de él, como vimos en esas imágenes del vocero de la Casa Blanca, que Chávez, que es una persona muy espontánea, perdió un poco el control. Pero en general, el discurso tuvo un tremendo impacto y lo convirtió en una figura de culto en todo el mundo. Además, Amy, está la otra parte, por supuesto: convirtió a Noam Chomsky en uno de los autores más vendidos de este país.

AMY GOODMAN: Sí, pienso que el libro de Noam Chomsky, “Hegemonía o supervivencia”, está en el número cinco de la lista de los más vendidos del New York Times; el libro que él mostró.

TARIQ ALI: Sabes, es algo muy interesante, que un Jefe de Estado extranjero venga a las Naciones Unidas, denuncie al gobierno estadounidense, le recomiende a los ciudadanos de este país que lean a Noam Chomsky y que éstos vayan corriendo a comprar ese libro.

AMY GOODMAN: Por cierto, el New York Times tuvo que publicar un desmentido, porque dos veces informó que después del discurso Chávez había dicho que le hubiese gustado conocer a Noam Chomsky, pero que lamentablemente éste había fallecido. Eso es lo que el Times informó dos veces.

TARIQ ALI: Pero no era cierto, porque Chávez estaba hablando de Galbraith.

AMY GOODMAN: Efectivamente, que deseaba haber conocido a Galbraith, pero no dijo eso de Chomsky.

TARIQ ALI: Que deseaba haber conocido a John Kenneth Galbraith. Sí, pero por supuesto que sabe que Chomsky está vivo. Pienso que es probable que en este momento Chomsky esté viajando a Venezuela. Pero no hay duda acerca de eso. Es muy interesante, porque se trata de un presidente que efectivamente lee libros. Muy pocos políticos lo hacen. Él lee libros.

AMY GOODMAN: Evo Morales, el presidente de Bolivia.

TARIQ ALI: Conocí a Evo Morales en Caracas. Un político increíblemente honrado, sincero, dedicado. El primer indio suramericano elegido presidente de una república.

AMY GOODMAN: Indígena.

TARIQ ALI: Indígena americano. Y pienso que eso ha tenido un impacto extraordinario. Me preocupa la situación de Bolivia, porque están pasando muchas cosas. La oligarquía está muy descontenta y [inaudible] con el ejército. Pero si tratan de derrocar a Evo, la resistencia será feroz, porque Evo llegó al poder gracias al apoyo de gigantescos movimientos sociales, lo cual trato de explicar en este libro. Esta gente no surgió súbitamente de la nada. Han formado parte de movimientos sociales, tanto en Venezuela, donde en 1989 ocurrió la primera rebelión en contra del neoliberalismo y hubo 3000 muertos –de ahí salió Chávez-, como en Bolivia, donde existen enormes movimientos sociales.

Otra cosa que ha hecho ha sido romper el aislamiento de Cuba. No hay duda acerca de que los cubanos están ahora menos aislados que en mucho, mucho tiempo. El capital humano que Cuba, esta isla de 12 millones de personas, ha producido en términos de médicos y maestros que ahora están en Venezuela y Bolivia para ayudar a esos pueblos. Están pasando cosas buenas.

AMY GOODMAN: ¿Qué está pasando en Cuba ahora, con el presidente Castro enfermo?

TARIQ ALI: Está enfermo. Pienso que siendo ateo, Fidel no tiene ilusiones respecto a donde irá cuando muera. Sabe que estará a dos metros bajo tierra. No hay cielo o infierno. No es creyente, nunca lo ha sido.

El asunto es ¿qué pasará en Cuba? Y la gran interrogante que domina las discusiones tras bambalinas es ¿qué hará Miami, qué hará Washington? En mi opinión, tratarán de inundar la isla de dinero para comprarla. Eso es lo que harán. Después de todo, son 12 millones de personas. Desde ese punto de vista, creo que la dirigencia cubana tiene que realizar algunas reformas –han sido descuidados en ese aspecto- pero quiero decir verdaderas reformas, no reformas neoliberales, sino poner a disposición de la población unos medios que reflejen las críticas y las discusiones, abrir el país a distintas formas de pensamiento. Es importante que el gobierno lo haga, se los he dicho, y que al mismo tiempo abran la economía en cierta medida, que aprendan algunas lecciones, lecciones positivas, de Venezuela, etc., y que traten de mantener a Miami a raya.

Sería un total desastre para Cuba que Miami volviese a la Habana, porque con Miami vendría todo lo que hubo antes, y todo lo que la Revolución ha logrado, que incluso enemigos, como Colin Powell, admiten que Castro ha hecho mucho por su país, todo eso desaparecería si se convirtiese en una isla neoliberal. Entonces, la dirigencia cubana está obligada ahora a ver cómo evitar que eso suceda.

AMY GOODMAN: Doy las gracias a Tariq Ali por habernos acompañado. El nombre de su libro es “Piratas del Caribe: El eje de la esperanza” (Pirates of the Caribbean: Axis of Hope).


Chelo Ramos es miembro de Rebelión y Tlaxcala, la red de traductores por la diversidad lingüística. Esta traducción se puede reproducir libremente a condición de respetar su integridad y mencionar al autor, al traductor y la fuente.

Traducido del inglés para Rebelión y Tlaxcala por Chelo Ramos
http://www.aporrea.org/internacionales/a26417.html

Escuche/vea/lea en inglés

< Entrada Previa | Próxima Entrada >

Programas recientes Ver más