22 de Agosto de 2008 < Entrada Previa | Próxima Entrada >

"El obispo de los pobres": el nuevo presidente de Paraguay, Fernando Lugo, pone fin a 62 años de gobiernos conservadores

Un ex-sacerdote conocido como el “Obispo de los Pobres,” Fernando Lugo es el primer Presidente desde 1946 que no pertenece al partido conservador Colorado. El ha prometido dar tierra a los sin tierras y pelear contra la corrupción. Hablamos con Grez Grandin, profesor de Historia Latinoamericana en la NYU.

Lugoinauguration

Traducción por: Marc Masmiquel y Fernando Martínez

Un ex-sacerdote conocido como el “Obispo de los Pobres,” Fernando Lugo es el primer Presidente desde 1946 que no pertenece al partido conservador Colorado. El ha prometido dar tierra a los sin tierras y pelear contra la corrupción. Hablamos con Grez Grandin, profesor de Historia Latinoamericana en la NYU.

Greg Grandin, profesor de Historia Latinoamericana en NYU y autor la Tarea del Imperio: América Latina, Los Estados Unidos, y el surgimiento del nuevo Imperialismo.

AMY GOODMAN: En uno de sus primeras disposiciones, el Presidente Fernando Lugo ha nombrado a una mujer de indígena para ser ministra de Asuntos Indígenas (presidenta del Instituto Nacional del Indígena). Margarita Mbywangi es una cacique indígena Ache de cuarenta y seis años de edad que fue capturada en el bosque cuando era niña y luego vendida varias veces para realizar trabajos forzados en beneficio de familias de terratenientes. La primera parte de su vida como activista la paso defendiendo la tierra de su pueblo. Su nombramiento la convierte en la primera indígena en dirigir el Instituto Nacional del Indígena. El Lunes el presidente Fernando Lugo la nombró oficialmente como parte del gabinete gubernamental que tomó posesión el pasado día Viernes.

Un ex-sacerdote conocido como “el Obispos de los Pobres”, Lugo es el primer presidente paraguayo desde 1946 que no pertenece al Partido Colorado. Él ha prometido tierra para los sin tierras y combatir la corrupción.

Además es el primer obispo en el mundo que se ha convertido presidente de un país. Lugo ha declarado haber sido influenciado por la Teología de la Liberación de los años ‘60. Tanto Paraguay como el Vaticano prohíben a todo clérigo acceder a cargos políticos, por eso Lugo renunció a su obispado en Diciembre de 2006, aunque afirmó que no contraerá matrimonio durante sus cinco años de mandato, por esto su hermana se ha convertido en la primera dama de la nación.

El Sábado, Lugo viajó a San Pedro, el Departamento donde trabajó como Obispo por once años. Lo acompañó el Presidente de Venezuela Hugo Chávez quien prometió proveer de Petróleo al Paraguay de manera constante. En el escenario Chávez regaló a Lugo una réplica de la espada de *Simón Bolívar. Blandiendo la espada en su mano Lugo prometió luchar por la justicia y así terminar con la corrupción.

PRESIDENTE FERNANDO LUGO: “ Esta espada fue utilizada por Bolívar. Nosotros, también la utilizaremos. Y lo digo muy en serio. Lo utilizaremos contra la corrupción, los sobornos y contra todos aquellos que han robado al país. Ellos se merecen justicia, y esta es la espada de la justicia. La espada de Bolívar es algo simbólico y emblemático.

AMY GOODMAN: Gred Grandin es un profesor de Historia Latinoamericana en la Universidad de Nueva York y autor de La Tarea del Imperio: Latino América, Los Estados Unidos, y el surgimiento del Nuevo Imperialismo, uniéndose a nuestros estudios.

Bienvenido a “¡Democracia Ahora!” (Democracy Now!)

GREG GRANDIN: Hola, Amy.

AMY GOODMAN: Grez, estamos hablando sobre el significado que Fernando Lugo se haya convertido en Presidente de Paraguay.

GREG GRANDIN: Oh, esto tiene una enorme significación. Quiero decir, pensemos sobre Latino América. De cierta manera, Lugo completa el equipo. Latino América está siendo gobernada por una serie de presidentes de izquierda o de centro izquierda, y en cada caso representan diferentes corrientes en la izquierda de Latinoamérica. Tienes algunas indigenistas. Tienes otras social demócratas. Izquierda sindicalista. También hay militares populares nacionalistas. Y ahora tenemos la Teología de la Liberación. De algún modo, él completa la ascensión del regreso de la izquierda latinoamericana.

AMY GOODMAN: Cuéntanos sobre su historia, su biografía, Lugo.

GREG GRANDIN: Bien, el nació en 1951, y de cierto modo su vida la pasó en dos periodos bien distintos en la historia Latino América. El llegó a la mayoría de edad cuando la Teología de Liberación estaba expandiéndose por todo el continente. Se hizo sacerdote en 1977. A finales de los 60 va llegando a su madurez, momento en el que la Iglesia Católica —comunidades cristianas de base— particularmente en Brasil como gran centro de la Teología de la Liberación, le reafirmó el compromiso con los pobres, era el espacio donde se desarrollaba una crítica contra el capital internacional y la explotación, y la pobreza era entendida por los teólogos de la liberación como un pecado social. Y luego él se convierte políticamente activo en Paraguay en los años 80 y 90, en el momento en el que los movimientos campesinos estaban emergiendo y tomando el liderazgo, emergiendo como la vanguardia y oposición al Partido Colorado.

AMY GOODMAN: Háblanos sobre el Partido Colorado. ¿Cómo comenzaron?

GREG GRANDIN: Bien, el Partido Colorado es uno de los partidos históricos del Paraguay. Sus raíces se remontan a décadas atrás, de alguna manera, ha estado en el poder sesenta y un años, desde finales de la década de los 40. El gobierno del Partido Colorado puede dividirse en dos periodos. El primer periodo, entre 1954 y 1989, estuvo dominado por Alfredo Stroessner, un clásico dictador de la Guerra Fría, muy involucrado en el establecimiento y funcionamiento de la Operativo Cóndor conjuntamente con otros Dictadores anti comunistas latinoamericanos y estados terroristas.

AMY GOODMAN: ¿Qué fue el Operativo Cóndor?

GREG GRANDIN: El Operativo Cóndor fue una especie de consorcio o aparato de Inteligencia que constituía un escuadrón de la muerte en cada uno de los países. Básicamente operaban en forma conjunta todas la unidades de los escuadrones de la muerte en Chile, Paraguay, Argentina, Uruguay.

AMY GOODMAN: ¿Una idea de Pinochet?
GREG GRANDIN: Así es, una idea de Pinochet, a través de Chile. Comenzó en 1975, y luego empezaron a coordinar los trabajos para confrontar lo que ellos imaginaban era una oposición internacional, para aterrorizar a los demócratas, reformistas, nacionalistas, a los líderes y activistas de la oposición dentro de los países y en cualquier lado. La operación Cóndor llevó adelante operaciones en Europa, en los Estados Unidos, y en muchos lugares del mundo. Era realmente un operativo del terror transnacional. En algunos casos muchas operaciones fueron facilitadas por la CIA y a través de los militares de los Estados Unidos, quienes proveían información a través de sus bases en Panamá y otros lugares.

Y luego el segundo periodo del régimen Colorado, desde 1989 hasta la elección de Fernando Lugo en Abril, el cual fue un proceso de democratización muy irregular y corrupto, marcado por la violencia, la corrupción, confusiones políticas, la emergencia de estos nuevos movimientos sociales, que se convirtió en la más vital oposición al régimen del Partido Colorado.

AMY GOODMAN: Entonces él se candidató para presidente. Él es Obispo.

GREG GRANDIN: Así es.

AMY GOODMAN: ¿Qué significó eso? Y que significa ahora eso —bien, él no puede continuar siéndolo— debe renunciar a ser obispo.

GREG GRANDIN: Sí, el renunció como obispo, y trató de renunciar a la Iglesia Católica. Por un largo período la Iglesia Católica rehúso aceptar su renuncia como sacerdote, finalmente llegaron acuerdos bajo los que pudo candidatarse. Sus oponentes trataron de impedir su candidatura diciendo que era anticonstitucional porque todavía era un sacerdote católico.

Él fue de gran importancia porque fue capaz de unir movimientos. Su coalición, es una coalición amplia que comprende a diez partidos políticos incluyendo al partido más conservador de la oposición al Partido Colorado, me refiero al Partido Liberal Radical Autentico, el cual es el otro partido tradicional histórico del Paraguay. Pero además están en la coalición una serie de pequeños partidos de izquierda y veinte movimientos sociales.

Y la esencia de esto es el movimiento campesino, con el que Lugo estuvo muy vinculado. Él fue obispo del departamento de San Pedro, al noreste de Asunción, la capital de Paraguay. Y es ese lugar donde está una de las mayores producciones de soja. Uno de los mayores causantes del despojo de tierra en el Paraguay, que realmente tiene dos periodos. Uno bajo Stroessner, el dictador, en cuyo régimen se entregaron vasta extensiones de tierra a militares bajo una supuesta reforma agraria. Y luego con la aparición de la agroindustria de la soja. Esto períodos realmente se mezclan y continúan durante los años 80 y 90 con un enorme despojo de tierras a 300.000-400.000 campesinos sin tierra.

AMY GOODMAN: ¿Y qué hizo? ¿cuál fue el programa sobre la que Lugo se candidató?

GREG GRANDIN: Él basa su programa sobre tres puntos básicos. Uno —dos de ellos le confirieron el apoyo de la clase política en Paraguay. Uno fue gobernabilidad, terminar con la corrupción, terminar con el Partido Colorado— Sesenta años de régimen Colorado, tratando de reformar el gobierno y hacer el gobierno paraguayo más funcional- mayores servicios para la mayoría de los paraguayos, instituir un estado social en cierto grado.

El segundo punto tiene que ver con la Hidroeléctrica. Paraguay no tiene petróleo, no tiene gas natural, lo que sí tiene es una enorme cantidad de hidroelectricidad, básicamente dos represas construidas en lo años 70, una bajo un acuerdo con Brasil y otro con Argentina. Bajo los términos de la construcción de esas represas Brasil y Argentina reciben el excedente de la hidroelectricidad que el Paraguay no utiliza a un costo más bajo. Esta es una enorme fuente de riqueza que podría ser vendida en el mercado internacional. Paraguay produce 70 mil millones de Kilovatios hora de electricidad. Utiliza seis mil millones. Esto significa que Brasil y Argentina obtienen el resto a un precio casi de costo. Entonces realiza su campaña bajo lo que se podría llamar “hidronacionalismo”, un intento de renegociar los contratos firmados con Brasil y Argentina. Estas dos cosas le brindaron un amplio apoyo de la oposición política en el Paraguay.

El tercer punto fue la reforma agraria, y esto es ya mucho más discutible, y este es el punto donde yo pienso que va a consolidar o quebrar su presidencia.

AMY GOODMAN: Explique más profundamente.

GREG GRANDIN: Bien, como dije, su base social es el movimiento campesino, estos movimientos sociales, movimientos de la sociedad civil entorno a temas de la tierra, 300.000 campesinos sin tierra, muchos de ellos desplazados ya sea en forma directa por paramilitares o por los militares en los años 80 y 90, otros por la utilización de pesticidas y otros tóxicos agrícolas, los cuales han envenenado el ganado, a los seres humanos y el agua, expulsando a la gente de sus tierras. Entonces lo que ves en Paraguay es una especie de coalición entre la vieja tradición oligárquica, la oligarquía hacendada, y las nuevas corporaciones de agronegocios, muchos de ellos de los Estados Unidos —Archer Daniels— ADM, Cargill, DuPont -pero también un número de agroindustrias de Brasil. De este modo, Paraguay se encuentra dentro de la esfera de influencia del Brasil y por esto intentar revertir esto va a ser el centro de los problemas y el desafío para su presidencia.

AMY GOODMAN: Quiero hablar sobre Venezuela y Paraguay. Claro, Hugo Chávez fue a la proclamación de Lugo. Ambos estuvieron en Asunción, la capital de Paraguay, cantando juntos en un ruidoso concierto.

(clip del Presidente Lugo y Chávez cantando)

AMY GOODMAN: Presidentes Lugo y Hugo Chávez.

GREG GRANDIN: Era parecido a Peter de... Peter, Paul y Mary estuvieron ahí ¿verdad?

AMY GOODMAN: Bien, aquí esta Hugo Chávez diciendo que él va a dar a Paraguay todo el petróleo que el necesite. ¿Quá hay sobre eso?

GREG GRANDIN: Oh, bien, el petróleo es la clave, porque, de cierta forma, la promesa y la expectativa de que puedas recibir petróleo en forma constante sin mayores alzas del precio, dependiendo del mercado global, es la llave para cualquier proyecto de desarrollo, en la planificación, la planificación económica. En muchos aspectos, la subida del petróleo a finales de los 70 es lo que destruyó el temprano modelo desarrollista, allanando el camino hacia el neoliberalismo, el capitalismo de libre mercado y la financialización, terminando con todo estado desarrollista. Entonces si un país puede depender de una fuente permanente de petróleo, y sabe que el precio se va mantener por un periodo determinado de tiempo, esto es esencial para la planificación económica. Esta es el punto clave. Chávez le ofreció, pienso, unos 25 mil barriles al día, lo que creo que es lo que Paraguay usa, entonces tendrá asegurado el 100 por ciento de su fuentes de petróleo.

AMY GOODMAN: ¿Qué significado el nombramiento de Margarita Mbywangi, como presidenta del Instituto Nacional del Indígena?

GREG GRANDIN: Bien, ella es de una tribu indígena de apenas unos centenares de los que quedan. Hay unos 100.000 indígenas paraguayos. Los paraguayos son -la mayoría se identifican como mestizos; 95 por ciento, 96 por ciento mestizos, mezcla de europeos y ancestros indígenas. Pero hay en torno a cien mil, un poco más de cien mil indígenas en Paraguay. Y ellos se encuentran en el eslabón mas bajo de la escala social en términos de derechos, en términos económicos, en términos de pobreza. Ella además fue vendida como esclava.

Lo que quiero decir, es que cuando la gente dice que Latino América está siendo feudal, Paraguay tiene un feudalismo con esteroides. Está controlado por quizá un centenar de familias. Tres por ciento, dos porcietno de la población posee o controla el 90 por ciento de de la tierra cultivable. Y ella es una historia increíble historia. Ella fue literalmente vendida por una Hacienda familiar a otro mientras crecía. Ella se las arregló para escapar y se convirtió en una activista por los derechos indígenas Ahora Lugo la acaba de nombrar como Presidenta del Instituto Nacional del Indígena, INDI, lo que tiene un alto grado de simbolismo.

AMY GOODMAN: En Abril, unos días después que Lugo ganara las elecciones presidenciales en Paraguay, nuestro co-presentadoror de Democracy Now! Juan Gozález hizo una entrevista al Presidente de Bolivia, Evo Morales. Él le preguntó sobre el significado de la elección de Lugo.

PRESIDENTE EVO MORALES: Bien, antes que nada, me gustaría decirle a mi colega, hermano, Presidente-Electo Fernando Lugo, bienvenido al Eje del Mal. Pero yo estoy seguro que es el eje del humanismo, de las democracias libres no subyugadas. Estas deberán seguir creciendo en Latino América. Las Próximas ciertamente serán en Perú y Colombia, que habrá gobiernos o presidentes que estén subordinados a sus pueblos y no al imperio. Por eso estoy muy contento con su elección.

AMY GOODMAN: Presidente de Bolivia Morales: “Bienvenido al eje del Mal”

GREG GRANDIN: Sí, bien, otra vez, pensemos Latino América. No existe otra región del mundo donde la mayoría de los gobiernos estén regidos por gobiernos -por politicos que expresamente basan su autoridad en una agenda clásica de izquierda, poniéndole fin a la inequidad, avanzando hacia la dignidad humana, hacia la solidaridad nacional. Esto es increíble.

Y ha habido mucho de -ha habido un intento considerable por parte de los politólogos y oficiales del gobierno en este país que han intentado introducir una brecha entre lo que se llama la izquierda buena y la izquierda mala. Pero todo eso ha sido imposible de hacer porque toda Latino América misma no se ha dejado engañar por esa clase de divisiones. Ciertamente, existen grandes diferencias entre el estilo populista de Hugo Chávez y alguien como Michelle Bachelet, reformista social de mercado, pero ellos comparten una agenda común. Y yo pienso que Latino América -estos políticos en Latino América ven esto. Entonces cuando Lugo elogia a Bachelet e igualmente a Chavez el no está siendo poco honrado. Él entiende que ellos provienen de un mismo tipo de tradición. Ellos enfrentan enormes desafíos, desafíos específicos en cada país. Pero que están comprometidos relativamente con esta agenda de izquierda.

AMY GOODMAN: Bien, Greg Grandin, quiero agradecerte mucho haber estado con nosotros. Greg Granding, profesor de Historia de Latino América en la Universidad de Nueva York, NYU, autor de La Tarea del Imperio: Latino América, los Estados Unidos, y el surgimiento del Nuevo Imperialismo.

< Entrada Previa | Próxima Entrada >