1 de Julio de 2009 < Entrada Previa | Próxima Entrada >

Golpe de Estado en Honduras

En el primer golpe militar en América Central en el último cuarto de siglo, los militares hondureños destituyeron al presidente Manuel Zelaya, elegido democráticamente. El jefe del Congreso, Roberto Micheletti, asumió como nuevo presidente en reemplazo de Zelaya el domingo e impuso un toque de queda de dos días en todo el país.

Honduras-web



Los militares destituyen al presidente Manuel Zelaya, mientras sus partidarios desafían el toque de queda y salen a las calles

Junio 29, 2009


Escuche/Vea/Lea (en inglés)

En el primer golpe militar en América Central en el último cuarto de siglo, los militares hondureños destituyeron al presidente Manuel Zelaya, elegido democráticamente. El jefe del Congreso, Roberto Micheletti, asumió como nuevo presidente en reemplazo de Zelaya el domingo e impuso un toque de queda de dos días en todo el país. Pero cientos de partidarios de Zelaya permanecen en las calles, habiéndose efectuado disparos contra manifestantes cerca del Palacio presidencial a primera hora de la mañana de este lunes. Desde Honduras se comunica con nosotros el médico hondureño y galardonado activista de derechos humanos, Juan Almendares. Hablamos también con Greg Grandin, profesor de Historia Latinoamericana en la Universidad de Nueva York.

Invitados:

Dr. Juan Almendares, médico hondureño y galardonado activista de derechos humanos. Es el presidente del Comité Hondureño por la Paz, así como también ex Secretario del Comité Coordinador de Organizaciones Populares. Fue candidato del opositor Partido Unificación Democrática durante las últimas elecciones presidenciales.

Greg Grandin, profesor de Historia Latinoamericana en la Universidad de Nueva York y autor de "Empire´s Workshop: Latin America, the United States, and the Rise of the New Imperialism" (El taller del imperio: Latinoamérica, Estados Unidos y el apogeo del nuevo imperialismo). Su último libro es "Fordlandia: The Rise and the Fall of Henry Ford´s Forgotten Jungle City".

AMY GOODMAN: En el primer golpe militar en América Central en el último cuarto de siglo, los militares hondureños destituyeron al presidente Manuel Zelaya, elegido democráticamente. El jefe del Congreso, Roberto Micheletti, asumió como nuevo presidente en reemplazo de Zelaya el domingo e impuso un toque de queda de dos días en todo el país. Pero cientos de partidarios de Zelaya permanecen en las calles, habiéndose efectuado disparos contra manifestantes cerca del Palacio presidencial a primera hora de la mañana de este lunes.

El domingo a la mañana, soldados armados forzaron al derrocado presidente a dejar el Palacio presidencial y volar hacia Costa Rica después de que Zelaya intentara proseguir con el referendum no vinculante sobre la posibilidad de extender su mandato presidencial. Micheletti dice que Zelaya no fue destituido a través de un golpe de Estado sinó a través de un proceso legal. Pero en una conferencia de prensa brindada en Costa Rica, Zelaya afirmó que fue secuestrado y prometió volver a su país como presidente. Zelaya explicó que un reducido grupo de la élite y oficiales militares están detrás del golpe.

PRESIDENTE MANUEL ZELAYA: (traducido) Creo que es un grupo de militares, no todo el Ejército ni todas las Fuerzas Armadas. Hay buenos soldados que son gente buena y capacitada no cegada por la ambición ni la codicia. Algunos no han sido cegados por la voracidad de una reducida élite, la cuál, a través de la política y de la economía, ha provocado este terrible evento.

AMY GOODMAN: El golpe militar en Honduras y las detenciones de los embajadores de Cuba, Venezuela y Nicaragua en Honduras han sido condenados rotundamente por la Organización de Estados Americanos, que celebró una reunión de emergencia el domingo pasado. El representante hondureño comparó este golpe a lo sucedido en Chile en 1973. El representante venezolano acusó al ex Subsecretario de Estado del gobierno de Bush, Otto Reich, de complicidad en el golpe. Esta mañana, el Presidente de Venezuela, Hugo Chávez, advirtió a sus Fuerzas Armadas que estén alerta.

Por su parte, el Presidente Obama emitió una declaración el domingo por la mañana diciendo que él estaba “profundamente preocupado” por las noticias que llegaban de Honduras. En una declaración posterior, la Secretaria de Estado Hillary Clinton ha dicho que la acción contra el derrocado Presidente hondureño debería ser “condenada por todos”. El embajador estadounidense en Honduras reafirmó que Estados Unidos sólo reconoce Manuel Zelaya como Presidente de Honduras.

Para conocer las últimas noticias desde Honduras, hablamos con el doctor Juan Almendares. El Dr. Almendares se comunica con nosotros desde la capital, Tegucigalpa. También hablamos con el profesor de Historia Latinoamericana de la Universidad de Nueva York, Greg Grandin, que se encuentra en nuestro estudio.

Bienvenidos a los dos a Democracy Now! Empezaremos con el Dr. Almendares. ¿Puede describir qué es lo que está pasando ahora mismo en Tegucigalpa?

DR. JUAN ALMENDARES: Bien, lo que estamos teniendo aquí es un golpe de Estado militar que está persiguiendo y tomando acciones represivas contra algunos de los miembros del gobierno legítimo del Presidente Zelaya y también contra algunos líderes populares. Tenemos casi una huelga nacional de trabajadores, estudiantes e intelectuales, que están organizados a través de un movimiento popular de resistencia pacífica en contra de esta violación de la democracia. Por lo tanto, queremos una democracia ahora. Queremos que la gente de todo el mundo trabaje, haga contactos, porque lo que estamos viendo ahora es una real—Hola? Hola? Hola?

AMY GOODMAN: Sí, lo escuchamos. Podemos escucharlo bien, Dr. Alemendares.

DR. JUAN ALMENDARES: Ah, sí, perfecto, perfecto. Pues lo que estamos viendo ahora es que estamos volviendo a una situación de represión. Algunos de los asesores del gobierno han sido torturadores durante los años ochenta. Tenemos aquí una manera muy, pero muy conservadora y fuerte de ver las cosas. Sin embargo, nosotros no sólo estamos defendiendo con fuerza al Presidente Zelaya; sino también los derechos de la población, porque en este movimiento hay personas de diferentes sectores políticos. Hay muchos sectores involucrados en este movimiento intentado restituir los derechos constitucionales, los derechos humanos. Estamos realmente preocupados por los derechos humanos.

Algunas de las personas que dieron este golpe piensan como Pinochet y están comparando a Zelaya con Salvador Allende. Y aquí, en Honduras, tenemos una situación diferente. Tenemos un gobierno que estaba haciendo, no un referéndum, sino una consulta, una simple consulta, en la que se preguntaba a la población si quería una reforma constitucional. Pero tenemos una alianza entre la clase muy poderosa del país y los militares.

Y queremos ver acciones reales de la OEA, de la Comunidad Europea, no sólo declaraciones. Queremos acciones que contribuyan al inicio de una democracia, porque lo que tenemos en este país no es una democracia real. Estamos tan sólo en el inicio de la adquisición de principios democráticos. Es por eso por lo que la gente está luchando. Honduras es un país muy, muy pobre. Estamos aún ocupados por Estados Unidos. Queremos una solución importante real. Por supuesto, queremos autodeterminación, soberanía, pero también respeto a los derechos humanos de la gente.

AMY GOODMAN: ¿Qué tipo de información están recibiendo, Dr. Almendares, a través de la televisión? Tengo entendido que el Canal 8 ha sido cerrado, así como también algunas radios, y que CNN y Telesur no tienen permitido dar noticias a través de sus canales de cable.

DR. JUAN ALMENDARES: Sí, es verdad. Quiero decir, en un principio, se canceló la emisión de todos los canales de televisión y radios informativas que están en contra de la situación del golpe en Honduras. Y tampoco tenemos una libertad de prensa real. No tenemos acceso a la gente que se opone a la actual situación. Por lo tanto, no hay acceso real a la información, ni libertad de prensa. Y los dirigentes populares están viviendo casi una situación de terror. Actualmente, la gente está concentrada frente a la Casa de gobierno y (inaudible).

AMY GOODMAN: ¿A qué se refiere cuando dice que los líderes populares están viviendo “una situación de terror”, Dr. Almendares?

DR. JUAN ALMENDARES: Bueno, porque ellos tienen permanentemente a militares persiguiendo las manifestaciones y a los manifestantes. Y también, los militares están persiguiendo a algunos líderes, que entonces tienen que irse del país. Además, han capturado a la Ministra de Asuntos Exteriores, Patricia Rodas. No sabemos que ha pasado con ella. No tenemos mucha información, y tampoco hay libertad de comunicación. Y después de las nueve de la noche comienza el toque de queda y uno puede recibir disparos si se encuentra en la calle. Tenemos toque de queda de las 9 pm a las 6 am.

AMY GOODMAN: ¿Pueden dispararles a las personas, ha dicho?

DR. JUAN ALMENDARES: Sí, quiero decir, estamos en toque de queda, no se si se entiende, puede ser que no me haya explicado muy bien. Se ha declarado el toque de queda. Por lo tanto, si uno sale a la calle después de las nueve de la noche, ellos no se hacen responsables si le disparan a uno, porque dicen que se trata de prevenir cualquier posible situación. Ellos nos están amenazando. Están amenazando los derechos humanos de la población. Y los activistas de derechos humanos están realmente...consideramos que hay una nueva situación respecto a los derechos humanos en Honduras.

AMY GOODMAN: Dr. Juan Almendares, tenemos que hacer una pausa pero volveremos enseguida. Quiero preguntarle más sobre quién cree usted que está detrás de este golpe de estado y también hablar con Greg Grandin, profesor de Historia Latinoamericana y autor de Empire´s Workshop.

Esto es Democracy Now! En breve emitiremos una entrevista exclusiva con el Presidente ecuatoriano Rafael Correa. Justamente, hoy Correa se encuentra en Nicaragua participando de una reunión, junto con los presidentes de Venezuela y de Nicaragua, por supuesto, con Zelaya, el derrocado presidente hondureño.

AMY GOODMAN: Estamos hablando sobre el golpe en Honduras con el Dr. Juan Almendares, médico hondureño y galardonado activista de derechos humanos, también presidente del Comité Hondureño por la Paz, y con Greg Grandin, profesor de Historia Latinoamericana en la Universidad de Nueva York. Su último libro se llama "Fordlandia: The Rise and Fall of Henry Ford’s Forgotten Jungle City".

AMY GOODMAN: ¿Quién está detrás de esto, Greg?

GREG GRANDIN: Bueno, yo creo que es bastante claro que quien está detrás de esto es el Ejército, sectores de las fuerzas militares, o de pronto todo el Ejército, y sectores del viejo establishment político, que ven los cambios que se han dado en Sudamérica, y están haciendo todo lo posible para asegurarse de que no lleguen a Centroamérica.

AMY GOODMAN: ¿Y la conexión de la Escuela de las Américas, en Fort Benning, Georgia, con esto?

GREG GRANDIN: Bueno, un buen número de los líderes militares hondureños fueron entrenados en la Escuela de las Américas, tanto durante la Guerra Fría como después, una vez que la Guerra Fría llegó a su fin.

AMY GOODMAN: ¿Cómo quienes?

GREG GRANDIN: Por ejemplo, Romeo Vázquez, el jefe de las Fuerzas Armadas, que fue relevado de su cargo hace un par de días, porque se rehusó a apoyar el referéndum, el referéndum no vinculante. Vázquez, por supuesto, está detrás de todo esto, así como también el jefe de la Marina y otros oficiales de alto rango.

El ejército hondureño es efectivamente una suerte de filial del gobierno estadounidense. Honduras como un todo... si existe un país en América Latina que le pertenece en su totalidad a Estados Unidos, es Honduras. Su economía está completamente basada en comercio, ayuda internacional y remezas. Entonces, si Estados Unidos se opone a que este golpe de Estado continúe, no continuará. Zelaya retornará, si Estados Unidos, si Obama y Hillary Clinton son sinceros en sus declaraciones relacionadas con que Zelaya vuelva al poder.

AMY GOODMAN: ¿Y qué piensas sobre sus respuestas hasta el momento? Hubo cierta preocupación al principio, apenas ocurrió la destitución, de que las declaraciones no fueran lo suficientemente fuertes.

GREG GRANDIN: Sí. En un comienzo las declaraciones fueron un poco tibias. Obama expresó su preocupación por "lo ocurrido" y Clinton hizo unas declaraciones que fueron un poco mejores, pero ninguna de ellas fue muy fuerte. Este es otro ejemplo de Estados Unidos intentando seguir la línea de la región, tanto de sudamérica como de latinoamérica en su totalidad. Todos los líderes de latinoamérica se pronunciaron fuertemente en contra de este golpe. Me refiero a que en los grandes medios se escuchó a Chávez y a Fidel Castro condenando el golpe, pero lo que no se escucha es que Lula, en Brasil, Bachelt, en Chile, y todos o casi todos los líderes y gobiernos latinoamericanos han condenado el golpe de manera muy clara. Y Estados Unidos intenta lograr expresarse de manera similar para alcanzar a los otros.

AMY GOODMAN: Interesante. Hoy, el Presidente Obama, que mantuvo una reunión en Washington con Bachelet, la presidenta de Chile, la semana pasada, se va a reunir con Álvaro Uribe, de Colombia, también en Washington. Dr. Juan Alamendares, ¿está de acuerdo con las afirmaciones del profesor Grandin acerca de las personas que están detrás de este golpe?

DR. JUAN ALMENDARES: Bueno, yo diría que tenemos un Ejército que ha sido realmente un ejército represivo y torturador desde 1980, y la mayoría de los militares han recibido entrenamiento en la Escuela de las Américas. Acuerdo con eso y creo que es terrible porque ellos han sido los guardianes de los negocios de las multinacionales estadounidenses y de otros países. Y esto es [inaudible]... que sea toda la escuela del Ejército hondureño, que tiene vínculos con gente muy poderosa, muy rica, con mucha riqueza que mantienen al país sumido en la pobreza, y son quienes no permiten la libertad de expresión. Y yo creo que esto es muy importante.

Pero por eso es que digo que se necesita una acción concreta. A lo largo de la historia, habitualmente, ellos han obedecido a la política estadounidense. Pero ahora tienen [inanudible] estas declaraciones en contra del golpe de Estado realizadas por el emajador de Estados Unidos en Hondruas, por el presidente Obama. Y por eso creemos que es importante que haya una acción concreta. Nosotros habitualmente obedecemos lo que ordena la política estadounidense. Así que, detrás del golpe, realmente está la línea vieja de los militares, que tienen mentalidad de torturadores y que han perpetrado la violación de los derechos humanos del pueblo hondureño.

AMY GOODMAN: Es interesante, si pensamos en los golpes de Estado en el pasado y hacemos un paralelo con lo que pasó en Chile el 11 de septiembre de 1973, el golpe de Estado contra Allende, cuando el Presidente Obama tuvo la reunión con Michelle Bachelet, un peridista le preguntó si pediría disculpas por la participación de la CIA en las elecciones en Chile. Obama respondió la semana pasada: “Estoy interesado en avanzar y mirar hacia adelante, no hacia atrás. Creo que Estados Unidos ha sido una gran fuerza para el bien en el mundo. También creo que ha habido momentos en los que cometimos errores. Pero creo que lo más importante es mirar cuáles son nuestras políticas actuales y cómo mi administración tiene la intención de cooperar con la región”. De esta manera, se rehusó a ofrecer una disculpa, profesor Grandin.

GREG GRANDIN: Sí. Y también tuvo la oportunidad de mirar hacia adelante. Él pudo haberlo hecho todo. Pudo haber puesto todo el poder de Estados Unidos en función de lograr la restauración del gobierno de Zelaya en Honduras. Y con respecto a la referencia, yo creo que es obviamente importante que recordemos todos los golpes militares que hubo durante la Guerra Fría, pero hay un golpe de Estado más reciente, que en mi opinión es increíblemente similar al caso de Hondruas, y es el caso del secuestro de Aristide, Jean Bertrand Aristide, en Haití en el 2004. Estos dos casos tienen muchos aspectos en común. Y la pregunta es, ¿usará Obama el poder político de Estados Unidos para restaurar el gobierno de Zelaya?

AMY GOODMAN: De hecho, Dr. Juan Almendares, fue utilizado el mismo discurso. El Presidente Aristide afirmó que fue secuestrado y, consecuentemente, las fuerzas de la oposición, las personas que lideraron el golpe, dijeron que el presidente había firmado una carta de renuncia, lo mismo que se dijo acerca de Zelaya, y que él mismo ha refutado.

DR. JUAN ALMENDARES: Bueno, yo creo que eso es una mentira. Yo atiendo a la voz del administrador de la presidencia y también a la voz de Presidente Zelaya desde Costa Rica, que afirman que él no ha firmado nada. Quiero decir que, lo de la renuncia, es sólo una afirmación que alguien dijo. Y por eso no lo creemos. Nadie lo cree en este país; estamos hablando de miles de personas que no lo creen.

AMY GOODMAN: Continuaremos informando sobre la situación en Honduras. Quiero agradecerle por haber estado con nosotros, Dr. Juan Almendares, por haberse comunicado con nosotros desde la capital hondureña, Tegucigalpa, país donde ha tenido lugar un golpe de Estado, donde fue derrocado el presidente Zelaya, democráticamente electo, quién en estos momento se encuentra en Nicaragua en una reunión con otros líderes en América Latina. Muchas gracias por estar con nosotros, presidente de la Comisión Hondureña por la Paz, y también agradecemos a Greg Grandin, profesor de Historia Latinoamericana de la Universidad de Nueva York.
______________________________

Traducido por Núria Ferragutcasas y Democracy Now! en español

< Entrada Previa | Próxima Entrada >

Programas recientes Ver más

Programa completo

Reportajes